Series y películas

He terminado GIRLS…¿y ahora qué?

GIRLS…esa ficción no tan ficción que encumbró a Lena Dunham (reseña de su biografía aquí) como una de las voces de esta generación (o una voz de alguna generación como ella misma dice en el episodio piloto) y que ha conseguido sobrepasar los límites de la conservadora HBO y hacernos llega personajes tan comprensibles como detestables.

Esta serie de seis temporadas (62 episodios de 20 minutos) nos cuenta la historia de cuatro veinteañeras intentando encontrar su lugar en Nueva York. Hannah Horvat (Lena Dunham), Marnie Michaels (Allison Williams), Jessa Johanson (Jemima Kirke) y Shoshanna Saphiro (Zosia Mamet) nos acompañarán durante estas seis temporadas para encarnar la neurosis, el egoísmo, la amistad (o la falta de ella) y muchas otras cosas que han hecho que esta serie bailase en la cuerda floja de la polémica hasta el final. Pero…¿por qué GIRLS es tan polémica? Bueno, hay una interminable lista de razones (más o menos razonables) que han llevado a la audiencia y a la prensa a calificar esta serie como polémica; en primer lugar una serie patrocinada exclusivamente por personas blancas en un mundo en que el tema de la integración avanza y retrocede constantemente (no olvidemos que en 2016 no hubo ni un solo actor o actriz negro nominado a los premios principales de los Oscar), seguido de grandes críticas por la forma en la que la creadora (nada menos que la propia Lena Dunham) trataba el sexo y los límites del abuso y podríamos seguir con interminables polémicas terminando por el extraño concepto de amistad que rodea toda la serie.

Han pasado ya unas cuantas semanas desde que terminé esta serie y si alguien me preguntase podría decir sin ningún asomo de duda que jamás sería amiga de ninguna de las protagonistas de GIRLS y es más, no he visto una amistad sana y real en ningún momento a lo largo de las seis temporadas. ¿Significa eso que no la he disfrutado o que no me ha parecido real? No, o por lo menos no del todo. He disfrutado la serie porque a mí me gusta un buen drama más que a un tonto un lápiz y porque por mucho que me pese me he visto identificada con muchas actitudes de la serie pero ante la pregunta de su me parece una serie real…hasta cierto punto. Lena Dunham es hipocondríaca, neurótica, egocéntrica, egoísta y una de las personalidades más encantadas de haberse conocido que ha entrado en el podium de las influencers en los últimos años (dicho por ella) y como es lógico cuando eres guionista, productora y creadora de la serie que tú misma protagonizas trasladas todas tus fobias y tus filias a la pantalla, si a todo eso le sumas que el resto de la protagonistas eran grandes amigas de Lena Dunham mucho antes de ser las girls de GIRLS tienes como resultado un guion con la que todo el mundo involucrado se sentirá cómodo, bien porque te quieren por ser así o bien porque la polémica es algo de lo que conviene aprovecharse estos días y es eso lo que hace tan difícil considerar a esta serie real, porque la realidad de Lena Dunham difícilmente será la nuestra, pero es una realidad.

Creo que cualquier persona que haya visto la serie podría pasarse literalmente horas hablando de los personajes, punto positivo para Dunham porque rara vez ocurre eso en un mundo en el que se estrenan series nuevas a diario. ¿Cómo es el girl squad de GIRLS? Pues complicado, la verdad. Se me vienen a la cabeza adjetivos como egoístas, neuróticas, egocéntricas…pero lo cierto es que resulta muy sencillo juzgar desde la perspectiva del todopoderoso espectador porque tú, querido amigo, no vas a recibir el rapapolvo y romperé una lanza a su favor diciendo que si hubiese vivido lo que han vivido algunas de ellas…yo también me volvería loca. Me gustaría romper una lanza a favor de la tan olvidada Shoshanna porque me he sentido identificada con ella en muchas ocasiones y creo que lo más digno que le han dado la oportunidad de interpretar es su discurso final. Hasta aquí puedo leer. Y podría seguir y hablar de Adam, de Elijah, Charlie, Ray…pero esto es GIRLS y los personajes masculinos son personajes secundarios en su mayoría aunque hacia el final alguno de ellos vaya tomando mayor protagonismo. ¿Están más equilibrados que las chicas? Puede ser, pero esa nota de raciocinio de vez en cuando es necesaria para no transformar la serie en una simple parodia. Equilibrio, my friend. 

¿Son amigas Hannah Horvat y el resto de protagonistas? Si atendemos a mi concepto de amistad rotundamente no, son un grupo resquebrajándose a lo largo de la serie por problemas personales difícilmente superables unido por las circunstancias, la soledad y muchas veces la necesidad. No son amigas, pero tampoco puedo juzgar lo que las une porque Lena Dunham se encarga de que su situación muchas veces te toque la patatita a lo largo de la serie. Pero aún así que alguien se cargue a Marnie, POR FAVOR. 

No recomiendo esta serie para todo el mundo pero los episodios solo duran veinte minutos, tardarás poco en descubrir si es para ti o si seguirás pensando en otra opción mejor. A pesar de lo que pueda parecer es una serie que me ha gustado y aunque el episodio final es un despropósito y estoy de acuerdo en que debería haber terminado en Ronda de despedidas…eso no anula su legado. 

 

 

Anuncios
Series y películas

¿Qué series estoy viendo este verano?

Si eres estudiate, trabajas o eres una persona ocupada en nobles propósitos como salvar al mundo quizá de Donald Trump o de Mariano Rajoy si te queda más cerca  sabrás que el verano es un buen momento para darle un empujón a tu lista de series pendientes o para avanzar en las nuevas temporadas que las grandes cadenas empiezan a emitir. Yo como un valioso miembro del montón hago lo propio e intento aprovechar estos meses de vacaciones para ponerme al día o para terminar tristemente alguna serie que me haya robado el cuore.

Además de ser un valioso miembro del montón también soy la última en apuntarme a todas las fiestas y por eso me sumo algunos años tarde al fenómeno Mad Men (en mi defensa diré que cuando esta serie empezó yo tenía once tiernos años). Ahora mismo he llegado a la quinta temporada y estoy perdida (y espero que irremediablemente) enamorada de esta ficción que tiene como protagonista a Don Draper, el publicista estrella de la agencia de publicidad Sterling Cooper. Esta serie ha sido premiada y alabada por ser un fiel reflejo de lo que fue la década de los 60 en Estados Unidos y por su realismo a la hora de tratar temas tan importantes como la independencia de la mujer, los derechos civiles de los negros, el sexismo, racismo, machismo, el papel de la imagen y las apariencias entre otros. Este period drama es un cúmulo de grandes reivindicaciones, maravillosos vestuarios, guiones que nos han dado personajes complejos e increíblemente humanos e interpretaciones magistrales que te entusiasmarán siempre que no esperes acción, explosiones ni nada parecido.

Imagen promocional de la primera temporada para no hacer spoilers porque tengo un alma bondadosa.

Breaking Bad está siendo para mí todo un reto. Aunque esta ficción sobre un profesor de química anodino y frustrado al que diagnostican un avanzado cáncer y decide emplear sus conocimientos para fabricar metanfetamina y asegurar un futuro para su familia cuando él ya no esté se ha convertido en una de las mejores series de la historia y ha cosechado un éxito de crítica difícilmente alcanzable para la mayoría a mí hay algo que no termina de convencerme, para que nos entendamos: sería lógico que alguien considerase Mad Men una serie lenta porque refleja una década a través de los cambios sociales, políticos y económicos de Estados Unidos y de los protagonistas pero nunca la han vendido como una serie de acción trepidante, sin embargo que en una serie con el argumento de Breaking Bad y llevando vistas casi tres temporadas completas de las cinco que tiene no haya apenas momentos de tensión o que incluso haya capitulos absolutamente innecesarios sin ningún tipo de contenido como La mosca me chirría, me deja fría y hace que avance con una lentitud que no es propia de mí a la hora de ver una serie. Espero que la cosa mejore o tendré que quedarme fuera del club de los que casi se tatuarían la cara de Heisenberg en el culo.

GIRLS es la serie escrita, dirigida y protagonizada por Lena Dunham (tenéis aquí la reseña de su libro) que según se dice retrata a una nueva generación de mujeres capaces, feministas, empoderadas e independientes y es que como dice Diana López Varela en su libro No es país para coños mujeres en la cresta de la ola como Lena Dunham o Caitlyn Moran han creado en un nueva vertiente feminista que llamaremos tengotetasperomiradmásarribaporquetambiéntengocerebroGracias desde este humilde blog, chicas. Las GIRLS en cuestión son un dispar grupo de cuatro amigas en la veintena que como tantas otras de la generación millenial luchan por cumplir unos sueños que otras generaciones les prometieron que estaban mucho más cerca de lo que efectivamente estaban y buscar el rumbo que desean en su vida, cometiendo muchos errores y sufriendo muchos cambios durante su camino porque GIRLS también nos habla de eso, de los errores que todas hemos cometido o vamos a cometer. No es una serie que agrade a todo el mundo, tiene un gran número de detractores y yo misma no estaba muy convencida en un primer momento de que esta serie fuese conmigo pero aunque mi vida no se parece en absoluto a la de Hanna, Soshana y el resto de chicas de esta serie (de momento doy las gracias por ello muchas veces) si llego a sentirme identificada en muchas ocasiones con las frustraciones de nuestras protagonistas. Los episodios duran 30 minutos así que si dudáis…pensad que si no os gusta solo habréis perdido 30 minutos de vuestra vida.

Como no podía ser de otra forma tengo que hablar de la penúltima temporada de Juego de Tronos, sí, se que duele pero tenemos que aceptar que esta maravilla de la pequeña pantalla toca a su fin el año que viene y si sigue por el camino que está marcando esta séptima temporada puede que lleguemos incluso a mejorar una a priori insuperable sexta temporada. De momento solo se han emitido cuatro episodios de los siete que tendrá esta temporada (el último de ellos filtrado antes de la emisión oficial, la verdad es que siempre les filtran guiones, tramas y episodios a estos pobres desgraciados) y quizá sea pronto para hablar pero Juego de Tronos se ha convertido en una apuesta segura en los últimos años y desde que millones de espectadores nos quedamos con el culo al borde del sofá al final de la sexta temporada estamos a la espera de ver cómo se crea el perfecto final que todos esperamos.

Este año también ha llegado a su fin una serie que me ha mantenido en vilo durante mucho tiempo, pero de The Leftovers hablaremos más adelante…

¿Vosotros qué series estáis viendo? ¡Contádmelo en los comentarios!

PD: ¿Os habéis fijado en que digo dos veces culo en un post de poco menos de mil palabras? Que no lea esto mi abuela…

Series y películas

Baby Driver o por qué tengo que dejar de ver fantasmadas.

Fast and Furious triunfó por alguna razón que muchos todavía nos preguntamos y ha sabido mantenerse más o menos en la cresta de la ola a lo largo de sus muchas secuelas, la historia de Bonny y Clyde conquistó a muchos cinéfilos de corazón blandito y los fans de las películas de Quentin Tarantino se cuentan por millones a lo largo del mundo. Si intentas hacer un popurrí de todas esas historias y le sumas las actuaciones de grandes actores como son Kevin Spacey o Jon Hamm (mi querido Don Draper en Mad Men) y estrellas emergentes como Ansel Elgort es fácil pensar que las cosas te van a salir bien.

Baby (Ansel Elgort), un joven y talentoso conductor especializado en fugas, depende del ritmo de su banda sonora personal para ser el mejor en lo suyo. Cuando conoce a la chica de sus sueños (Lily James), Baby ve una oportunidad de abandonar su vida criminal y realizar una huida limpia. Pero después de ser forzado a trabajar para un jefe de una banda criminal (Kevin Spacey), deberá dar la cara cuando un golpe malogrado amenaza su vida, su amor y su libertad.

A día de hoy cuando ya han pasado un par de semanas desde que vi esta película me sigo preguntando por qué fui a verla si a mí las aventuras cinematográficas con las fantasmadas no suelen salirme bien y cual fue mi sorpresa al descubrir que en general la crítica que recibe esta sucesión de escenas imposibles, inconexas y sin sentido es buena. Qué cosas.

Como ya he dicho esta película es un cajón de sastre donde se reúnen muchas cosas que potencialmente podrían salir bien, pero mezclarlas y removerlas sin ton ni son convierten al último film de Edgar Wright en un quiero y no puedo. No se puede ser Tarantino a medias (aunque haya aconsejado al director), no se puede esperar que una relación sin ningún tipo de credibilidad enternezca al espectador para decir “Oh, qué monos, tira toda tu vida por la borda por un chico que conoces desde hace dos semanas y del que no sabes nada” y desde luego no se puede depender de una banda sonora para que salve tu película ni utilizar a mi querido Jon Hamm para desencadenar una trama de violencia y persecución que a día de hoy me sigo preguntando en qué momento empezó. Ay, Don con lo bien que te iba en el mundo de la publicidad.

La película es lenta aunque parezca increíble que una peli llena de persecuciones en coche lo sea y podría decir que los momentos de acción son aburridos pero si lo pienso de forma objetiva lo más probable es que mi poco interés por este tipo de películas estilo Fast and Furious sea el culpable de esa opinión. La acción real comienza en la segunda mitad de la película (puede parecer poco pero dura más de dos horas) y es algo que todavía me inquieta, puede ser debido a mi falta de interés pero por mucho que me esfuerce soy incapaz de visualizar el momento en que todo empezó a salirse de madre, una serie de coincidencias imposibles crearon el clima perfecto pero todo estaba demasiado cogido con pinzas y da la impresión de que la película desde un primer momento hizo todo lo posible para que las cosas sucediesen de esa forma dejando poco a la imaginación y sorprendiendo poco y menos al espectador.

Las interpretaciones me parecen mediocres. Coger a grandes actores como Kevin Spacey o Jon Hamm y darles papeles que ni de lejos demuestran su capacidad es desaprovechar grandes interpretaciones. El papel de Jon Hamm como desquiciado me resulta forzado y podría hablar mucho del tema pero no quiero spoilear a nadie. De Eiza Gonzalez en el papel de chochete atractivo y Jamie Foxx como lunático poco puedo decir, cumplen lo que se espera de ellos y son partidarios de la ley del mínimo esfuerzo (al igual que el guionista con su papel). Se ha hablado mucho de que esta película era el último escalón que le quedaba a Ansel Elgot (que interpreta a Baby, nuestro protagonista) para coronarse como la nueva estrella en ciernes con el mejor panorama gracias a esta gran actuación, pero yo me pregunto ¿qué actuación? pasarse dos horas de metraje bailando por la calle sin apenas diálogo ni expresión y que tu gran momento llegue en los últimos quince minutos de película no es suficiente para hablar de interpretación y menos de una gran interpretación así que lo siento Ansel, la próxima vez.

En resumen mucho brum brum, acelerones de coche, una buena banda sonora y otros efectismos tratan de salvar a este Fast and Furious venido a menos pero todo se queda en un gracias por participar.

¿Habéis visto Baby Driver o tenéis ganar de verla? ¡Contádmelo en los comentarios!

 

Series y películas

La quinta temporada de Prison Break, ¿sí o no? | Review

ESTE POST CONTIENE SPOILERS DE LA SERIE PRISON BREAK A PARTIR DEL AVISO DE SPOILER.

Hace siete años terminó una de las series más famosas de la década de los 2000 y nos dejó un sabor amargo, Prison Break se despedía tras cuatro temporadas con uno de los finales más decepcionantes hasta la fecha después de tambalearse en la cuerda floja durante sus dos últimas temporadas, que no estaban ni de cerca al nivel de primera y que acabaron convirtiendo a esta producción de la cadena FOX en un cúmulo de teorías conspiranoicas y giros de argumento de lo más rebuscado que consiguieron que los fans nos echásemos las manos a la cabeza.

Prison Break narra la historia de Michael Scofield, un ingeniero de estructuras que comete un atraco para poder entrar en Fox River, la prisión donde su hermano Lincoln Burrows espera su ejecución acusado de matar al hermano de la vicepresidenta de Estados Unidos. Michael utilizará su asombrosa inteligencia, a unos cuantos presos y los planos de la cárcel tatuados por todo su torso para conseguir sacar a su hermano de la cárcel en una carrera contrarreloj donde su enemigo es más grande de lo que cualquiera podría imaginar.

fb106a36c9f1a273cbf4e01a1dd288e87a68c8ab

La FOX decidió darle una nueva oportunidad a esta serie y como nunca llueve a gusto de todos la idea no fue bien recibida por todos los fans. En un principio tuve mis dudas, ¿ocho episodios serían suficientes para explicar todas las incógnitas que dejó la serie? Antes de dar mi opinión con spoilers haré una breve reseña sin ellos para los que todavía no habéis llegado al final de esta quinta temporada. 

prison_break_tv_series-793100624-largeA mí sí me ha gustado esta quinta temporada pero a la vez me ha faltado algo, quizá fueron los constantes fallos de guión (teléfonos que se cargan misteriosamente, coincidencias imposibles…) o que al tener solo ocho episodios en lugar de los más de veinte a los que la serie nos tenía acostumbrados me ha sabido a poco que se resolviese todo tan de prisa, sin embargo hay varias cosas que compensan esos errrores: un Michael Scofield más Michael Scofield que nunca, recuperando la esencia de la primera temporada haciendo saber al los espectadores que por muy mal que vayan las cosas él siempre va un paso por delante de todos; los reencuentros que llevábamos esperando durante años y el poder de la nostalgia juegan un papel muy importante en esta temporada y sí, ha conseguido sacarme una cuantas lagrimillas pero qué queréis que os diga, Michael es mi debilidad; aunque la trama pueda parecer un poco débil, esté cargada de polémica y haya suscitado muchas críticas a mí ha conseguido satisfacerme, ¿podrían haberlo hecho mejor? seguro, pero después de la desastrosa cuarta temporada esperaba algo mucho peor. ¿Recomiendo esta temporada? Sí. Si has visto Prison Break, estás pensando en verla o aún no has decidido si merece la pena ver esta quinta temporada te recomiendo que lo hagas, no es perfecta pero tiene muchas de las cosas que hicieron que me enganchase a la primera.

A PARTIR DE AQUÍ ESTE POST CONTIENE SPOILERS DE PRISON BREAK.

Cuando terminé lo que en su momento era la última temporada lo primero que dije fue “NO”, así, en mayúsculas y fui rápidamente a buscar en Internet algo que me diese esperanza después del chasco que me había llevado y me encontré con Prison Break: The final break. Dos episodios especiales emitidos con la intención de explicar más o menos el final, a mí no me dejaron satisfecha pero si no los habéis visto os los recomiendo.

prisonbreakseason5_0

La quinta temporada de Prison Break se anunció mucho antes de que saliese el teaser promocional así que cuando se emitió sufrí un paro cardíaco del que me he recobrado hace poco: Michael estaba vivo y por alguna razón que descocemos también en una prisión de Yemen. El teaser daba poca información pero gracias a promos y avances empezamos a sacar en claro que esta vez era Lincoln el que tendría que sacar a Michael de la cárcel con la ayuda de todo el squad, incluído T-Bag, que en esta temporada tiene un papel fundamental. Empecé a ver la temporada reticente, nada más empezar preví algunos errores que más tarde se confirmarían: algunos personajes sencillamente habían desaparecido, la familia de CNote no se mencionaba al igual que la de Sucre; LJ, el hijo de Lincoln se había evaporado y el que había sido un personaje recurrente en la trama desaparecía sin dejar rastro y ni siquiera se le mencionaba, esto no parecía muy alentador pero una vez que te olvidas de ello y te centras en la serie tal cual es ahora la cosa mejora.

Han pasado siete años de la muerte de Michael y los personajes han seguido con sus vidas, Sarah se ha casado de nuevo y vive con su marido y su hijo Michael (que es tan listo como su padre) cerca de Nueva York, Lincoln ha vuelto a su pasado delictivo, CNote busca consuelo y paz espiritual en la práctica del Islam, Sucre trabaja en un barco y T-Bag acaba de salir de la cárcel, que es cuando empieza lo bueno. Una carta viaja desde Yemen hasta Fox River y su contenido es solo una foto de mala calidad de Michael y un mensaje críptico de los que le gustan a nuestro protagonista.

landscape-1463484840-prison-break-trailer9

Lincoln viajará a Yemen con la ayuda de C-Note y ahí es cuando las cosas pierden el control en ambos extremos del planeta: Yemen está al borde de una Guerra Civil y en Estados Unidos Sarah y su familia corren peligro después de ser atacados por dos personas armadas. Lincoln llegará a la prisión Ogygia y nos dará uno de los momentos más esperados: el reencuentro con Michael que como no podía ser de otra forma no es como todos esperábamos.

440x660-series-prision-break-s5Podría pasarme horas hablando de como se desarrollaron los acontecimientos a partir de esta secuencia pero desgranar una temporada paso a paso quitaría la emoción a los que todavía no la han visto así que lo mejor que puedo hacer es dar mi opinión acerca de los mejores momentos, los más inverosímiles y el final. Me encantaría decir que la serie me sorprendió pero la realidad no es esa, si prestas atención a los detalles es fácil saber por donde irán los tiros (nunca mejor dicho). No podemos hablar de los mejores momentos sin resaltar tres de ellos: la primera escena en la que vemos a Michael vivito y coleando, un momento donde se mezcla la emoción con un millar de preguntas, ¿qué hace ahí?¿ha estado siempre en esa prisión?¿quién le ha metido ahí y por qué?¿por qué es tan atractivo?  Paciencia, no tardaremos mucho en descubrirlo; el reencuentro de Sarah y Michael que también es uno de los momentos más inverosímiles de la trama pero lo dejamos pasar porque ha sido demasiado tiempo esperando y la escena final de la temporada, que es simple y llanamente justicia poética. 

Dentro del surrealismo propio de esta serie hay varios momentos clave: la mano biónica de T-Bag es ya de por sí algo surrealista pero si pensamos en los contactos que tiene Michael fuera de la cárcel para conseguir ese tipo de cosas, en la financiación y de toda la trama que rodea a T-Bag en la serie hasta el final la cosa se vuelve inverosímil hasta el extremo; que Sarah nunca haya ido a recoger el correo a su buzón y se haya encontrado los mensajes de Michael es otro detalle que roza la estupidez, en esa alcantarilla había cientos de grullas ¿y Sarah nunca se había encontrado con ninguna? vaya...la misteriosa desaparición de las familias de nuestros protagonistas, móviles que se quedan sin batería o se recargan cuando es necesario que ocurra para que continúe la trama o que Sarah no sospeche de su marido cuando dos personas entran armadas y perfectamente identificables en su casa y solo le disparan en una pierna…venga ya Sarah, con todo lo que te ha pasado, ¿no sospechabas ni un poquito?

El final era el que todos esperábamos que ocurriese y el que los guionistas necesitaban para resarcirse del final original, puede no convencer a todo el mundo pero estaba claro desde el principio que no desempolvarían una serie que llevaba siete años finalizada para volver a provocar la ira de los fans. De momento la serie no continuará pero FOX no cierra la puerta a retomar la serie en un futuro. ¿Volverán nuestros personajes a la cárcel o tendrán que sacar a alguien de ella esta vez? No cambien de canal…

PD: ¿Qué opináis de esta temporada de Prison Break? ¡Si habéis llegado hasta aquí y habéis leído este post eterno dejadme un comentario con vuestra opinión!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Series y películas

¿Qué le está pasando a The Big Bang Theory? | Series

The Big Bang Theory se ha convertido con el paso de los años (y es que ya son diez años en antena y diez temporadas emitidas, que se dice pronto) en una de las sitcom más aclamadas de los últimos años. Sin embargo, esta entrañable serie que nos mostraba el día a día y las excentricidades de cuatro científicos y su vecina Penny termina su décima temporada con las peores críticas hasta la fecha, ¿por qué?

Después de diez años de un éxito desmedido en antena la fórmula del Big Bang parece estar llegando a su fin y es que no somos pocos los que creemos que esta serie ha perdido por completo su esencia y se ha convertido en una family comedy. Hace diez años conocimos a un Howard pervertido y obsesionado con las mujeres; a un tímido Raj que era incapaz de hablarle al género femenino; a Penny, la guapísima aspirante a actriz que trabaja de camarera; a un Leonard inseguro y torturado por su insoportable y maniático compañero de piso Sheldon, papel que le ha valido a Jim Parsons cuatro premios Emmy y un Globo de Oro por su magistral interpretación de uno de los personajes más cínicos, histriónicos y adorables que podemos encontrar ahora mismo en la televisión. Todos diferentes pero todos con un eje común: todos eran lo más friki que podías imaginar y cumplían a rajatabla todos los clichés que cabría esperar sin resultar insultante o aburrido: comics, Star Wars, videojuegos, juegos de rol, películas de culto…y consiguieron formar un squad de lo más interesante.

the-big-bang-theory-temporada10

Cuando una serie se emite durante una década es de obligado cumplimiento que los personajes evolucionen y  está el primer fallo que The Big Bang Theory lleva arrastrando unas cuantas temporadas: que los personajes evolucionen no significa que todos tengan que seguir el mismo camino. No es que las parejas de nuestros protagonistas hayan quitado la esencia a la serie, de hecho uno de los ejes principales siempre ha sido la relación entre Penny y Leonard sino la idea de estas últimas temporadas de que la única forma en la que podían avanzar en sus vidas era teniendo una pareja o formando una familia y de que esto se consigue sacrificando tu yo más personal como en el radical caso de Howard, que aunque es cierto que se agradece su moderación en cuanto a las mujeres está cerca de convertirse en la mínima expresión de lo que fue debido mayoritariamente a la presencia de Bernadette en la serie. Si no consigues mantener una pareja o formar una familia seguramente termines como Raj, desaprovechado y convertido en un personaje sin trama que los guionistas enganchan donde pueden. Al pobre le iba mejor cuando no podía hablar con las mujeres.

the_big_bang_theory_season_10¿The Big Bang Theory es la serie freak por excelencia todavía? Mantiene su liderazgo a falta de otro bombazo televisivo que termine por relegarla al segundo puesto porque lo friki ha ido desapareciendo a medida que las relaciones personales de los protagonistas cobraban peso en la trama. En esta última temporada nuestros científicos ni siquiera asisten a la Comic-Con de San Diego, parada obligada durante todas las temporadas anteriores en parte por la sencilla razón de que ya han ido muchas veces. ¿Qué pasa chicos, os cansáis de ver a vuestros ídolos y conocer los adelantos y los próximos estrenos relacionados con las películas o los videojuegos que os han acompañado durante horas o incluso años? No se, no se…

¿Sheldon tiene todavía la capacidad de sorprendernos? A juzgar por el final de esta décima temporada muchos dirán que sí pero yo empiezo a dudarlo. Su esencia sigue ahí, suda Asperger por todos los poros de su cuerpo pero o bien nos hemos hecho inmunes a sus excentricidades o es que los guionistas han decidido que es el momento de hacerle avanzar poco a poco, aunque eso implique perder ese encanto de genio infantil que hizo que todos nos enamorásemos de él. La cuestión es si la serie puede sobrevivir así.

The Big Bang Theory está renovada por una undécima temporada que se estrenará el 25 de septiembre, ¿merecerá la pena o será un bazinga en toda regla? No cambien de canal. 

PD: ¡Déjame un comentario y dime tu opinión sobre The Big Bang Theory!

Series y películas

Cuatro series que no han sabido decir basta.

Juego de Tronos, Cómo defender a un asesino, The walking dead, The leftovers, Prison Break, Breaking Bad, Los Soprano, Dexter, Modern Family, The Big Bang Theory, Cómo conocí a vuestra madre, Lost, Mad Men, Girls, Black Mirror, The OA, Orange is the new black, Narcos, Peaky Blinders…con cada nueva serie de éxito y con la aparición de plataformas como Amazon Prime, Netflix o HBO nos damos cuenta de que las series llevan un tiempo ganando terreno a las películas, eso sumado a que Hollywood abusa cada vez más de remakes, revival y decimoquintas partes evidenciando que la llama de la creatividad está empezando a terminarse crean el clima perfecto para que las series proliferen. Parece lógico, una película difícilmente puede aportar en un par de horas lo que una serie en cinco temporadas: la espera por la última temporada, el desarrollo de los personajes, las nuevas tramas…sin embargo el afán por exprimir al máximo algunas producciones para ganar lo máximo posible puede provocar el efecto contrario, que la serie pierda su esencia y su personalidad y termine cayendo en picado en popularidad y en crítica.

Es difícil hablar de Prison Break sin que te venga a la mente su desastroso final. Fue creada como una serie de una única temporada sobre un ingeniero de estructuras llamado Michael Scottfield que entra en la penitenciaría de Fox River para rescatar a su hermano Lincoln del corredor de la muerte por un crimen que supuestamente no ha cometido. Su brutal éxito causó que la estirasen como un chicle hasta crear cuatro temporadas que van perdiendo calidad y sentido a pasos agigantados, la última temporada no tiene ningún sentido  y es una marcianada que solo podemos justificar si pensamos en dinero. Un montón de tramas sin sentido y teorías conspiratorias que llegaron a su fin con uno de los finales más insatisfactorios e injustificados que se recuerdan, tanto es así que ocho años después de su final la cadena FOX ha empezado a emitir una quinta y aún está por ver si necesaria temporada con el fin de satisfacer al fandom. Ay, Michael, por qué tantas vueltas.

57-f

En la línea de series sobre personajes fuera de la ley está Sons of Anarchy, una producción de nada más y nada menos que siete temporadas sobre un club de moteros dedicados al tráfico de armas en el pequeño pueblo de Charming, la premisa puede parecer poco interesante pero nada más lejos de la realidad y aunque es cierto que esta serie protagonizada por un Jax Teller cada vez más demente y perdido termina introduciendo más y más tramas de venganza llegando a un punto en que la violencia termina por empañar la trama de la historia para terminar encadenando muertes (algunas sin sentido), tiene uno de los mejores finales de serie que se recuerdan y una espectacular banda sonora.

tumblr_o3chsculfj1qch0vyo1_500

Cambiando totalmente de temática está The Big Bang Theory, esta serie protagonizada por cuatro científicos y la guapísima Penny, que se ha mudado de Nebraska a California para convertirse en actriz. En un principio la serie tenía una temática muy clara: cuatro amigos cumpliendo todos los clichés de los científicos: no saben ligar, les encanta ir a convenciones y leer comics; sin embargo la llegada de otros personajes como Amy o Bernadette ha ido poco a poco quitándole la esencia a esta aclamada sitcom, los “científicos de oro” se vuelven cada vez más caseros y familiares y menos frikis y eso combinado con una serie de bromas manidas y aburridas, la repetición de tramas y que personajes como Howard o Raj tienen cada vez menos presencia en la serie dan como resultado las malas críticas y la perdida de audiencia y la decepción de estas dos o tres últimas temporadas (de las diez que tiene). Veremos qué hacen los científicos de Pasadena & Co. con esa renovación (por lo menos) de dos temporadas más.

2273_f590_624

The walking dead ha sido muy criticada desde su inicio. Esta serie comienza después de que el protagonista, el sheriff Rick Grimes despierte del coma que le han provocado dos disparos en el pecho para descubrir que el mundo tal y como lo conocía ha desaparecido, los zombies inundan las calles y él se verá obligado a recorrer Atlanta buscando a su mujer y a su hijo. Esto es solo el inicio, porque las tramas que vienen en las siguientes temporadas (ya va por la séptima) convertirán esta serie en una carrera constante por buscar un sitio seguro, añadiendo cada vez más personajes (algunos tan irrelevantes que sigo sin explicarme qué hacen en esta serie) y creando escenarios y situaciones que cada vez son más descabelladas y repetitivas. En un principio no entendía por qué esta serie era tan ignorada por los grandes premios de la industria pero desde estas dos últimas temporadas empiezo a explicármelo. Quizá es que los caminantes ya no pueden dar más juego y los guionistas no están preparados para adaptarse a tramas que no impliquen únicamente huir. 

194328_1_58e817898ed48

¿Estáis de acuerdo?¿Qué otras series pensáis que han llegado demasiado lejos?

Series y películas

La llegada o cómo reciclar a los extraterrestres con éxito.

Después de las más de tres horas de duración de la ceremonia de los Oscar llego a la misma conclusión a la que llego año tras año y es que la ciencia ficción queda nominada de forma testimonial, parece que a la Academia lo que le gusta es un buen drama como Manchester frente al mar, que consiguió el Oscar a Mejor Actor para Cassey Affleck y a Mejor Guión original; o los dramas sociales como Moonlight, que se alzó con el Oscar a Mejor Película después del que ya se ha proclamado el desastre más grande de la historia de los premios, cuando Faye Dunaway cometió el error de leer el sobre equivocado y alzar La La Land como la mejor película del año, que era lo que todos (incluída yo) nos esperábamos. La La Land se llevó el batacazo esa noche pero pudo salvarse con seis estatuillas de entre sus 14 nominaciones, entre ellas al Mejor Director, Mejor Actriz para una emocionada Emma Stone y las estatuillas relacionadas con su estupenda banda sonora.

arrival-150207636-largeSin desmerecer ninguna de estas películas en esta pequeña crónica de la ceremonia, servidora sigue sin comprender que a día de hoy la ciencia ficción y la fantasía sigan siendo géneros venidos a menos a la hora de competir por los galardones más importantes de la industria del cine; prueba de ello es que La llegada, que se alzó como una de las películas del año solo consiguió una estatuilla a mejor edición de sonido (y Amy Adams ni siquiera recibió una nominación por su papel protagonista) y un BAFTA a mejor sonido de entre las 19 candidaturas entre Oscar, Globos de Oro y BAFTA.

Doce naves de origen desconocido aterrizan en puntos aleatorios del planeta y empieza a cundir el pánico. El Gobierno de Estados Unidos se pondrá en contacto con la reputada lingüista Louise Banks (Amy Adams) y el físico Ian Conelly (Jeremy Renner) y les encargará descifrar el lenguaje y la conducta de los extraterrestres y averiguar cuál es su objetivo en la tierra.

No soy fan número uno de este género, disfruto mucho con las películas de la serie Alien pero cosas como Independence Day se me indigestan y la explotación del fenómeno extraterrestre me resulta agotador. Quizá por eso he tardado tanto en decidirme a ver La llegada y ojalá no lo hubiese hecho porque he estado dos horas con el culo pegado al sofá y hacía mucho tiempo que una película de ciencia ficción no tenía ese efecto en mí.

1479407203_141175_1479977673_noticiarelacionadaprincipal_normalUna reinvención de la ciencia ficción que rodea a los alienígenas, dotándolos de características que nunca habría imaginado y que resultan casi poéticas. La llegada se perfila como un nuevo concepto de la ciencia ficción, lejos de los clásicos extraterrestres que pretenden reducir nuestro mundo a cenizas con Tom Cruise corriendo de un lado a otro y arrastrando a la pequeña Dakota Fanning. Los investigadores Louise Banks e Ian Conelly se desmarcan de la actitud siempre beligerante de los Estados Unidos y el resto de países, en situación de alerta extrema por ese mostranco de 300 metros que se ha puesto a levitar sobre su terreno de un día para otro y la película se presenta con otro enfoque. ¿Qué quieren de nosotros?¿Por qué no hacen nada?¿Cómo podemos entenderlos? Porque al final de lo que nos habla La llegada es de la necesidad de la comunicación.

La película me tuvo totalmente engañada de principio a fin, con un giro argumental totalmente inesperado que hizo las delicias de una película que para mí se ha coronado como la mejor opción para reinventar a los alienígenas sin morir en el intento.

450_1000Denis Villeneuve y Eric Heisserer hacen una fantástica labor de dirección y guión adaptando La historia de tu vida, de Ted Chiang; la interpretación de Amy Adams es excepcional, no me explico que no se llevase a casa el BAFTA, el Globo de oro o que no consiguiese una triste nominación a los Oscar (estoy segura de que a Meryl Streep no le habría importado prescindir de su vigésima nominación, total estará nominada otra vez en su próxima película).

PD: ¿Qué opináis de los Oscar de este año?¿Habéis visto La llegada?¡Contádmelo en los comentarios!