Reseñas

Detox anglosajón: leyendo a autores de habla no inglesa.

Es innegable que la gran mayoría de títulos que llegan a las librerías o bibliotecas y por lo tanto a nuestras casas están firmados por autores de habla inglesa. Norteamericanos, ingleses y más recientemente irlandeses, canadienses, escoceses o australianos protagonizan gran parte de nuestras lecturas y muchas veces olvidamos mirar más allá. Conocer autores de otras nacionalidades y culturas es una forma de asomarnos a otros lugares del mundo desde la perspectiva de un nativo, algo muy difícil de conseguir de por sí si nos limitamos a la perspectiva del turista o del que observa su cultura con los ojos de un extranjero.

Para acabar con Eddy Bellegueule es una novela autobiográfica escrita por el ahora Edouard Louis en la que nos cuenta su infancia en una zona rural del norte de Francia y cómo se enfrentaba a los abusos y desprecios de sus compañeros y de su familia por su aspecto y sobretodo por su condición sexual. Edouard (antes y cierto modo siempre Eddy) nos transmite en nada más que 192 páginas la angustia y la ansiedad que provoca ser incomprendido y nacer sin ninguna facilidad. Violencia constante y sistemática, desprecios, abusos de poder, incomprensión, indiferencia y un desenlace más o menos feliz que no es ni mucho menos el final de la historia de Edouard Louis convirtieron este libro en una de mis mejores lecturas del 2017. Es una historia hiriente, intensa y agobiante porque no podría ser de otra forma y aunque fue la novela más vendida en Francia en 2014 y permaneció en la lista de mejor vendidos de muchos países durante meses, creo que no es una lectura sencilla ni que por su brevedad debe tomarse a la ligera. «La verdad es que la rebelión contra mis padres, contra la pobreza, contra mi clase social, su racismo, su violencia, sus atavismos, fue algo secundario. Porque, antes de que me alzara contra el mundo de mi infancia, el mundo de mi infancia se había alzado contra mí. Para mi familia y los demás, me había convertido en una fuente de vergüenza, incluso de repulsión. No tuve otra opción que la huida. Este libro es un intento de comprenderla.» Édouard Louis.

El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre es un compendio de relatos de uno de los grandes autores japoneses del siglo XX, Atsushi Nakajima. Sus relatos dejan entrever la pasión del autor por la mitología y la filosofía y nos presenta a unos personajes sacudidos por cuestiones existenciales, una forma estupenda de acercarse a la cultura oriental de la mano de un autor cuyos relatos se estudian incluso en los manuales de los institutos de enseñanza secundaria en Japón. Mi favorito fue sin duda Una historia funesta pero todos transmiten una sabiduría y una sobriedad que hacen que quieras releer todos los relatos (yo lo hice) para comprender al máximo todo lo que Nakajima intentaba decirnos. El autor murió a los 33 años, dejando una gran ausencia en el panorama literario japonés pero gracias a Hermida Editores podemos encontrar sus mejores relatos traducidos al español y acercarnos un poco más al mundo del autor. En El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre nos asomamos al Japón de entreguerras y conoceremos los valores y las formas de pensar y vivir de diferentes épocas a través de los ojos de un autor menos conocido que otros de su época como Kawabata, Dazai o Akutagawa. El orgullo, la dignidad, la contención, el valor, el secretismo y la metáfora son los auténticos protagonistas de esta genial obra de Nakajima.

¿Qué opináis de que la mayoría de los autores más populares sean de habla inglesa? Contadme en los comentarios vuestra opinión.

*Aunque Hermida Editores me enviase El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre, las opiniones vertidas sobre su contenido, edición y traducción me pertenecen solo a mí y no están condicionadas por nadie. Gracias a la editorial por el ejemplar ♥

 

 

Anuncios
Reseñas

La editorial Donbuk y los autores noveles.

El mundo editorial no es fácil, no hace falta estar en el sector o ser escritor para saber que es difícil que las editoriales accedan a publicar tus novelas y más si no te has hecho un nombre todavía. Seguramente cuando Paul Austen plantó su última novela 4 3 2 1, con nada más y nada menos que 960 páginas en la mesa de su editor o editora (en cuyo caso una persona muy afortunada) nadie puso en duda que sería un éxito porque en primer lugar Paul Auster es uno de los autores más reconocidos de este siglo en cuanto a literatura anglosajona y en segundo lugar porque una vez que has conseguido lo primero las ventas están aseguradas, pero eso es otra historia. Pero, ¿qué pasa con los autores nobeles? Ahí es donde entra la Editorial Donbuk, el lugar donde los autores independientes pueden publicar sus novelas con total transparencia y participando en todo el proyecto. Si una editorial pone sus esperanzas en los escritores nobeles y les da la oportunidad de salir a la luz, ¿por qué no iba a probar yo? y en esas estamos.

 

Confieso por escrito lo que no pude gritar de Ainhoa López es un poemario donde la autora nos abre su alma para conocer sus sentimientos, su furia, sus ganas y la historia de un corazón que ha creído morir para después resurgir de las cenizas del desamor. No soy muy dada a leer poesía (para ser sincera, nunca lo hago) pero la sinopsis de este poemario y que solo tuviese 73 páginas me hizo animarme a conocer a esta autora y no puedo decir que me arrepienta. No soy crítica literaria ni me paseo por las librerías con un monóculo (ojalá) juzgando el trabajo de los demás pero sí me gusta ser crítica con mis lecturas y aunque creo que esta lectura no hará que vaya corriendo a la sección de poesía de mi librería favorita sí considero que Ainhoa López es muy prometedora y que si este es su primer poemario publicado espero tener la oportunidad de leer los siguientes. Nadie podrá decir que sus poemas no están cargados de un sentimiento y una congoja impresionante y especialmente algunos como Canción a las estrellas que a no ser que tengas un corazón Grinch (tres tallas más pequeño de lo normal) te van a remover por dentro.

Para escribir cuando no estés de Javier Pavón Amo es un conjunto de relatos que me ha encantado. Las 130 páginas que componen esta antología están impregnados de una sinceridad increíble que a veces incluso puede resultar incómoda, quizá porque no estoy acostumbrada a leer una literatura tan desprovista de artificicios que busca exponer la realiadad sin trampa ni cartón. Me ha encantado la humanidad y la simplicidad con las que Javier nos presenta a los personajes: algunos marginados, solitarios lejos de su hogar o historias de amor y desamor con finales muy bizarros. Creo que octubre es ya un buen momento para decir firmemente que Para escribir cuando no estés se ha colado en las mejores lecturas del año como un elefante en una cacharrería. No es un libro perfecto, algunas cosas suceden de forma precipitada y hay un cierto desnivel de calidad entre los relatos pero una vez que lo empiezas es difícil parar de leer y me he sorprendido a mí misma pensando en alguno de los relatos después de terminarlos. 

No soy escritora ni pretendo serlo (aunque nunca se sabe) pero para todos los amantes de la lectura y las personas que sueñan con convertirse en escritor es un alivio saber que existen lugares como Donbuk, donde además de participar en el proceso de edición te tendrán en cuenta en el proceso de toma de decisiones, seguramente a Paul Auster le habría gustado cuando publicó su primera novela. Ya os contaré más de Ainhoa y Javier dentro de veinte años. 

¿Soléis leer relatos o poemarios? ¡Recomendadme alguno en los comentarios si creéis que me puede gustar!

⇒La editorial Donbuk me envió estos ejemplares pero las opiniones sobre ellos me pertenecen a mí y no están condicionadas por nadie. Gracias ♥

 

 

Reseñas

Últimas lecturas | Novela gráfica

El mundo de la novela gráfica me está conquistando cada vez más, nunca pensé que una cantidad más o menos pequeña de texto donde el poder recae sobre la ilustración podría llegar a impactarme tanto o más que una novela y mucho menos que alguna podría colarse entre mis mejores lecturas en lo que va de año. Gracias Lorena del pasado por dejar de ser tan purista con la literatura.

Crónicas birmanas es la segunda novela gráfica que leo del autor canadiense Guy Delisle. La primera fue PYONGYANG, podéis encontrar la reseña aquí. En Crónicas birmanas Guy Delisle nos cuenta su vida cotidiana en Birmania (actualmente República de la Unión de Myanmar, país no reconocido en la comunidad internacional) durante el año que vivió allí junto a su hijo y su mujer, que forma parte de Médicos sin fronteras y podremos disfrutar no sólo de la ironía que caracteriza el punto de vista occidental del autor sino que viviremos de cerca cómo se desarrolla la vida diaria en la dictadura birmana, las preocupaciones cotidianas de los habitantes de un país dominado y controlado por la censura y la labor de una organización como Médicos sin fronteras que intenta acercar la medicina y la sanidad a unos de los países con más seropositivos y drogadictos (en algunas ciudades se paga a los mineros con heroína) del mundo luchando contra un gobierno que apenas permite la entrada de labor humanitaria. Es como siempre un placer conocer lugares tan diferentes de la mano (literalmente) de Guy Delisle que lejos de formar parte del drama de las situaciones que vive es totalmente consciente de su papel de observador y actúa como tal no añadiendo dramatismo a la historia pero aportándonos un punto de vista crítico con pinceladas de los nativos de los países a los que viaja. No creo que me canse nunca de este autor.

20g315cj873nl41a3tr

Yo, gorda de Meritxell Bosch es un comic autobiográfico que explora el maltrato psicológico y la ansiedad que la autora sufrió durante su infancia y adolescencia y que desencadenó en una bulimia y una relación tóxica con su familia y su entorno. Desde pequeña Meritxell sufrió las críticas de sus padres por su peso y su falta de autoestima le condujo a un aislamiento que solo se redujo cuando comenzó a estudiar arte y conoció a su pareja, los dos motores que consiguieron ayudarla a superar su relación insana con la comida. No conocía a esta autora pero me parece que a través de su biografía abordamos el maltrato psicológico desde una procedencia que no suelo ver mucho: los padres. Los padres de Meritxell son lo peor y no le deseo a nadie que tenga unas relaciones y unos vínculos familiares como los que ella tuvo que sufrir: unos padres tóxicos, amargados, una madre que paga con su hija su complejo de inferioridad y un padre violento y maltratador conformaron el círculo vicioso en el que la autora vivió durante años. Es una historia dura contada de una forma muy cercana que debería leerse para comprender cómo afecta la imagen que los que deberían querernos y protegernos tienen de nosotros.

Píldoras azules de Frederik Peeters tiene como protagonistas al propio Frederik, a Cati y al hijo de Cati, estos dos últimos infectados por el VIH. A lo largo de Píldoras azules acompañaremos a estos tres personajes y conoceremos en cierta medida las dificultades, los estigmas, la culpabilidad y el mundo que rodea a las personas infectadas con el VIH y cómo una persona sana se enfrenta a una vida donde las personas que más quiere viven bajo una preocupación y unas necesidades muy diferentes al resto. Esta novela gráfica me gustó en líneas generales pero también hubo cosas que no terminaron de convencerme. En la sinopsis pone que está totalmente desprovista de autocompasión y eso es totalmente falso. La autocompasión se da en pequeñas dosis a través del personaje de Cati, que se siente culpable de que su hijo de cinco años viva condicionado por una enfermedad transmitida por su madre, eso es comprensible y no sería lógico esperar otra cosa pero lo que realmente me echó para atrás de esta novela es el personaje de Frederik y la relación que mantiene con la enfermedad de su pareja. Se pasa toda la historia lamentándose del estigma del VIH y de cómo la sociedad ha reducido a las personas infectadas a una simple enfermedad pero lo cierto es que él hace exactamente lo mismo y además es esa misma enfermedad la que condicionando su vida sexual le hace sentir “reafirmado en su masculinidad y en el rol adquirido” por la actitud que Cati tiene hacia el sexo. Que tiren esta historia y la rehagan sin Frederik porque da mucha pereza.

¿Cuál es vuestra novela gráfica favorita?

⇒Podéis encontrarme escribiendo para Epoch People Magazine y en Instagram y Goodreads

 

Reseñas

PYONGYANG, la novela gráfica de Guy Delisle con la que viajamos a Corea del Norte

Una de las mejores cosas que nos da la lectura es la habilidad de poder transportarnos a otros lugares y conocer sus costumbres, su modo de vida y la forma de relacionarse de los personajes en entornos totalmente diferentes a los nuestros en cuanto a culturas o épocas del pasado (o del futuro, quien sabe) pero aún así hay épocas, culturas o lugares de los que es prácticamente imposible conocer algo…y por eso me llamó tanto la atención PYONGYANG de Guy Delisle cuando lo descubrí en la feria del libro de mi ciudad de la mano de Komic Librería, la primera librería de Galicia especializada en comic y merchandising.

PYONGYANG es el mejor documental que se ha hecho sobre Corea del Norte, una visión realista de un país en el que la pesadilla de Orwell se ha convertido en realidad, pero todo ello tratado desde la rigurosidad del periodista, la perplejidad del occidental y la ironía del viajero curtido. Guy Delisle, flemático observador de las incoherencias de este régimen totalitario, nos conduce a un extraño universo en el que la realidad oficial desafía a la lógica, y dibuja, casi siempre con humor, las múltiples anécdotas que marcaron su estancia en una ciudad deshumanizada por una ideología paranoica.

Corea del Norte es el país más hermético del mundo, en el año 2017 y en un mundo totalmente globalizado y dependiente de las tecnologías este país asiático ha conseguido mantener a sus más de 25 millones de habitantes ajenos a cualquier tipo de estímulo externo que no venga masticado y regurgitado por la glotis del equipo de gobierno militar de Kim Jong-un (sí, ese gordito que quiere cargarse Estados Unidos a base de bombazos nucleares) y para eso no es suficiente mantener a los norcoreanos dentro de las fronteras del país sino también mantener a los extranjeros lejos de Corea del Norte. Guy Delisle tuvo la oportunidad de entrar en el país gracias a los dibujos animados. Sí, su trabajo como animador de dibujos para una famosa cadena francesa le dio la oportunidad de conocer de primera mano la forma en la que el país de las apariencias recibe a sus invitados. Y es totalmente alucinante.

A lo largo de 176 páginas con sencillas ilustraciones que no desmerecen en nada la calidad de la historia Guy Delisle nos hará vivir los tres meses de su estancia en Corea del Norte. Sin cafeterías, Internet, cadenas de televisión extranjeras o cualquier tipo de diversión salir del hotel en el que se alojaba (prácticamente desierto) resultaba difícil y conocer a cualquier norcoreano que no hubiese sido designado por el Gobierno para ayudarle y controlarle resultaba prácticamente imposible. Lo que más me ha chocado es el esfuerzo desmedido del régimen para dar una apariencia de normalidad a los extranjeros que visitan el país. Visitas obligadas a monumentos faraónicos regidos para homenajear al líder, tours por museos prácticamente vacíos que solo cuentan con imágenes históricas de los líderes…todo con el único objetivo de dar una apariencia de grandeza y majestuosidad a un país donde más de las tres cuartas partes de la población necesita ayuda humanitaria y el Gobierno reparte cartillas de racionamiento.

El clima de tensión se palpa a lo largo de toda la novela, desde la presencia de un ejemplar de 1984 de George Orwell pupulando por el estudio, las salidas espontáneas del propio Guy Delisle hasta el horror de los traductores cada vez que perdían de vista al autor canadiense. Sería muy fácil echar de menos la presencia de norcoreanos en la novela para conocer sus testimonios pero sería igual de iluso pensar que podrían darnos una opinión que no estuviese a la sombra del todopoderoso Kim Jong-un. La lectura de este libro ocurrió poco tiempo antes de que tuviese la oportunidad de conseguir In order to live (Escapar para vivir en su traducción al español) de la autora norcoreana Yeonmi Park, el testimonio de cómo consiguió escapar de Corea del Norte a través de China con apenas 13 años y si bien es cierto que este tipo de gobiernos totalitarios son de un acceso prácticamente imposible es totalmente impactante cuando podemos asomarnos a ellos y conocer la forma en que viven (o sobreviven) los habitantes del país más hermético del mundo.

¿Habéis leído algún libro del autor o acerca de algún régimen totalitario? ¡Dejadme vuestras recomendaciones en los comentarios!

 

 

Reseñas

Lecturas de agosto parte II

(Primera parte de mis lecturas de agosto aquí)

La sustancia del mal de Luca D’Andrea fue mi sexta lectura del mes de agosto y la verdad es que después de la mala experiencia que tuve con la lectura de La viuda de Fiona Barton era un poco reticente a leer el último best seller de la novela negra que además, va a convertirse en serie dentro de poco. Cada vez confío menos en las etiquetas de “mejor vendido”, “el mejor thriller del año”, “una historia que no podrás parar de leer” que me han llevado a grandes decepciones como el caso de La chica del tren pero suelo recurrir a este tipo de novelas cuando quiero algo ligero y entretenido y al final la cosa no me ha salido mal.

Esta primera novela de Luca D’Andrea nos cuenta la historia de Jeremiah Salinger, un documentalista estadounidense instalado en una aldea cerca de la cordillera de las Dolomitas en Los Alpes con su mujer y su hija pequeña que se obsesiona con un macabro asesinato que se produjo en las montañas treinta años atrás. Un pequeño pueblo donde nadie quiere hablar pero todos parecen ocultar algo.

La novela de buenas a primeras no parece nada del otro mundo, de hecho el argumento de la zona intempestiva y el investigador puede recordarnos a una versión descafeinada de Los hombres que no amaban a las mujeres (siendo la cafeína la estupenda Lisbeth Salander, por supuesto) con la que se ha comparado mucho esta historia desde su publicación en ya más de treinta países. Nada que ver fue mi veredicto respecto a esa comparación cuando terminé esta novela. La sustancia del mal es entretenida, correcta y mantiene al lector en vilo a lo largo de casi 500 páginas (que no es poco) pero le sobran muchas páginas y le da un valor importantísimo a personajes como la mujer y la hija (típica niña de cinco años perfecta, cursi y repelente que solo existe en la ficción) y eso hace que el juicio del protagonista se vea demasiado condicionado por personajes que al lector ni siquiera le importan. Tiende a añadir dramatismo innecesario que se traduce en muchas páginas de relleno, nada que ver con Los hombres que no amaban a las mujeres (por lo menos este primer volumen de la trilogía) donde nada sobra y todo está perfectamente estudiado y calculado. Ha sido una buena lectura pero pasará sin pena ni gloria por mi vida. 

No se qué se me pasó por la cabeza cuando decidí leer El piso mil de Katherine McGee pero ha sido una lectura muy entretenida que ha hecho que no soltase (literalmente) el libro hasta haberlo terminado.

En el año 2118 una supertorre se alza sobre el skyline de Nueva York. Es una sociedad en sí misma, en la que las plantas superiores están habitadas por familias inmensamente ricas, mientras que en las inferiores subsisten las clases más bajas.
La caída de una chica desde lo más alto amenazará con sacar a la luz los secretos de sus habitantes: mentiras, excesos, traición, amores prohibidos… que harán temblar los mismos cimientos de la torre.
Entre el lujo sofisticado y la tecnología más avanzada, un grupo de jóvenes tendrá que encontrar su lugar en lo más alto

Hacía mucho tiempo (años) que no le daba una oportunidad a la novela young adult y me he llevado una gran sorpresa. Estaba claro que esta novela no iba a cambiarme la vida y que es simplemente entretenimiento pero es más pedirlo que conseguirlo. El piso mil se ha comparado con Gossip Girl incluso en la contraportada de la novela y desde luego no se equivoca, esos líos entre personas de diferente “clase” se parecen mucho a los que yo viví sentadita en mi sofá con 14 años. Esta novela es la primera parte de una trilogía, típico en las novelas young adult, la segunda parte, Vértigo llega a España el 7 de septiembre de este año y pienso leerlo, aunque las trilogías normalmente terminen por estropear las historias dándoles demasiadas vueltas.

 

Reseñas

Lecturas de agosto parte I

Todavía no ha terminado el mes de agosto pero la cantidad de tiempo libre que tengo en verano hace que sean para mí los más productivos en cuanto a lecturas (porque en lo demás…) y las reseñas se me acumulan a pasos agigantados pero amigos, la vuelta al cole está cada vez más cerca y este curso precisamente lo que me va a sobrar no va a ser tiempo así que aprovecharé las próximas entradas para hablar mensualmente de mis lecturas aunque no dejará de haber reseñas más detalladas para libros que se hayan hecho un hueco en mi corasón.

disec3b1o-sin-tc3adtulo-1.png

Empecé el mes de agosto con No es país para coños de Diana Lopez Varela, un conjunto de ensayos y reflexiones sobre la importancia de una sociedad feminista. Los ensayos no son nada del otro mundo y no van a cambiarnos la vida (me recuerda a una versión un poco más periodística de las novelas de la maravillosa Caitlyn Moran) pero nunca viene mal seguir informándonos sobre todas las problemáticas que rodean al feminismo y sobre todo lo que aún queda por avanzar. Creo que sería una buena primera lectura para empezar a interesarse en este tema que tanto nos afecta a todas (aquí tenéis un post sobre mis recomendaciones para iniciarse en el feminismo), el lenguaje informal de la autora y su forma de llamar las cosas por su nombre hacen que sea una lectura ligera que aunque no es reveladora sí es bastante interesante.

Trabajo, piso, pareja de la cantautora Zahara fue mi segunda lectura del mes y un auténtico soplo de aire fresco. Esta novela nos presenta a Clarisa y a Marco, dos personas entrando en la treintena cuyas vidas se cruzarán en la San Silvestre vallecana para ofrecernos la historia de una pareja después del The end, cuando las cortinas se cierran y suena el despertador y podremos espiar a través de sus casi 300 páginas cómo las historias de amor no siempre son perfectas y no siempre necesitan serlo. Es una novela muy rápida y ligera de leer de la que he disfrutado mucho. Si tuviese que ponerle una pega sería que esta novela envejecerá pronto y mal por las constantes referencias a la cultura millenial y al rollo alternativo de barrios como Malasaña o Lavapiés pero ya se sabe que los cantautores sienten un amor-odio muy fuerte por Madrid. Aunque la novela romántica no me llama la atención y no es ni de lejos un género al que suela recurrir recomendaría esta novela sin dudarlo, siempre que no tengas el corazón muy blandito.

 

PYONGYANG de Guy Delisle es la primera novela gráfica que he leído este mes, en ella el autor nos cuenta su experiencia en Pyongyang, la capital de la hermética Corea del Norte desde tres puntos de vista: un viajero experimentado, un curioso occidental y un gran periodista mientras trabajaba para una productora de dibujos animados. De esta novela gráfica no quiero hablar demasiado porque pronto habrá un post dedicado exclusivamente a esta historia que no se parece a nada que haya leído antes.

Pollo con ciruelas de Marjane Satrapi es el tercer trabajo que leo de esta autora iraní (aquí y aquí tenéis la reseña de Persépolis, la obra más famosa de la autora) después de Persépolis y Bordados y la historia me ha dejado un poco fría. Siempre es un placer conocer una cultura y un país tan diferente al mío a través de una nativa pero en este caso la historia de un hombre que pierde las ganas de vivir y decide dejarse morir después de que su mujer rompiese su tar, el instrumento que le convirtió en virtuoso solo ha servido para entretenerme.

La viuda de Fiona Barton ha sido sin duda el chasco del mes y no ha hecho más que hacer que me cuestione cada vez más la etiqueta de best seller. Esta novela prometía ser un thriller increíble acerca de la desaparición de una niña en Inglaterra y su relación con nuestra protagonista contado a varias voces pero ha terminado por ser la crónica periodística de la resolución de un caso que no causa ningún tipo de emoción y del que conocemos el desenlace desde el primer momento. Ni thriller, ni novela negra, ni intriga ni nada que se le parezca, La viuda es aburrido, predecible y sin duda el descafeinado de sobre de la novela negra. 

¿A qué libro estáis dedicando los últimos días del verano? Contádmelo en los comentarios.

 

 

Reseñas

El elefante desaparece | Haruki Murakami

Cuando llega el calor los chicos se enamoran, es la brisa y el sooool , el tiempo libre y la vida social siempre apetecen lecturas más ligeras y es que ponerse a leer Los Miserables o Ana Karenina tomándote un tinto de verano en tu pueblo mientras estás a la fresca pensando en qué momento volverás a tener unos niveles de sudoración normal no es lo que más nos apetece.

En una visita a la biblioteca me encontré con que recientemente habían comprado una de las últimas publicaciones de mi querido Haruki Murakami (tenéis aquí mis recomendaciones para empezar con el autor) El elefante desaparece. Hacía bastante tiempo que no leía nada del autor y este conjunto de relatos me pareció una estupenda opción para retomarlo en plena canícula.

El elefante desaparece es un conjunto de relatos que rondan las diez a veinte páginas y que exprimen al máximo los rasgos más característicos del autor: son surrealistas, están parcial (o totalmente) inacabados y nos transportan a una historia que ni quiere ni pretende ser creíble de una forma muy serena. Mi favorito sin duda ha sido Sobre el encuentro con una chica cien por cien perfecta en una soleada mañana del mes de abril. Ya se que suena cursi, pero me lo vais a permitir. Si ya aceptas y amas las excentricidades de este autor sabrás que no entran en conflicto ni añaden peso o densidad a la trama pero sí que es cierto que en un par de ocasiones durante la lectura de este libro me habría gustado eliminar algún relato. Este no pasará a la historia como el mejor libro de Murakami pero creo que se puede añadir a la lista de buenas lecturas para empezar con el autor, siempre es mejor descubrir lo que no te gusta en veinte páginas y pasar al siguiente relato que no hacerlo con una de sus clásicas novelas de 400 páginas.

Algunos relatos me han sabido a poco, he visto en ellos (algunos fueron escritos antes de que se publicasen sus novelas más conocidas) argumentos suficientes para crear tramas parecidas a las de Sputnik, mi amor o After Dark y me gustaría que algunos cobrasen forma de novela algún día.

Poco más puedo decir de una colección de relatos que no pasan las veinte páginas sin hablar demasiado así que esta minireseña básicamente da un aprobado con nota a mi querido Murakami una vez más.

PD: Tengo tantas reseñas pendientes que estoy pensando en hacer una Semana Fantástica del Corte Inglés porque esto es demasié ¿Qué estáis leyendo vosotros ahora?