A ver cómo digo esto.

Clichés que odio encontrar en los libros

Últimamente mi sexto sentido no ha estado muy activo, no se si porque últimamente no he buscado nada más que simple entretenimiento en los libros que leo o porque el verano es pésimo a la hora de encontrar novedades pero mis lecturas más recientes han estado llenas de clichés y en más de una ocasión he acabado más cabreada que Taylor Swift en su último videoclip.

En muchas ocasiones hay clichés que ya se utilizan como una fórmula para alcanzar el éxito, son recursos que se han ido popularizando y que dan de forma sencilla al público lo que espera pero lo de la novela negra y el detective de homicidios torturado ya es sencillamente lamentable. Es obvio que trabajar en tensión constante resolviendo casos plagados de violencia, abuso y asesinatos tiene que trastocarte la vida pero creo que todo el mundo acaba por cansarse de la fórmula mágica del detective que pasa poco por casa, que no para de fumar (y previsiblemente beber), descuida su matrimonio y por supuesto vive torturado y angustiado por un caso del pasado que casi terminó con su carrera. Huele a rancio.

La figura del empotrador mayoritariamente en la novela romántica o erótica. Estos géneros no son mi fuerte ni mucho menos pero la verdad es que se me quitan las ganas de leer cualquier cosa de este género cuando le echo un vistazo a los argumentos (o más bien a la falta de ellos) Se por gente que es muy aficionada a este género que desde que 50 sombras de Grey revolucionó el panorama con sus millones de ejemplares vendidos en tiempo record y sus adaptaciones a la gran pantalla estamos rodeadas (metafóricamente) de empotradores millorarios con un corazón robusto en el que solo esa chica especial podrá penetrar (y ellos de eso saben mucho). Esto crea expectativas que estoy segura casi al 110% de que son imposibles de cumplir.

HASTA LUEGO, MARICARMEN

Si además a todos esos atractivos le sumas una cuenta con muchos ceros ¡felicidades! has creado una novela erótica contemporánea (Calendar Girl, 50 sombras de Grey, Pídeme lo que quieras…) ya estás preparada para que los dineritos vengan a ti. No, ahora en serio, me parece muy preocupante este asunto, que siempre sea el hombre el millonario es una excusa fácil para que se haga el machote sorprendiendo a la protagonista con planes al alcance de muy pocos (aviones privados, viajes de lujo…) y así establecerle como figura de poder dentro y fuera del dormitorio (quien dice dormitorio dice escalera, lavadora, coche, globo aeroestático…) e intentar reducir el “poder” de la mujer en la relación. Porque nunca es lo mismo llevar a tu novio a comer un cupcake que ir en avión privado a París para que te lo prepare el mejor repostero de Europa.

Muy relacionado con esto está la figura de la mujer especial que no sabe lo maravillosa que es hasta que un hombre se lo dice un hombre, porque es sabido por todos que las mujeres no podemos (ni debemos) ser conscientes de nuestras virtudes porque eso nos hace vanidosas y superficiales pero si aparece, por ejemplo, Christian Grey y nos dice lo guapas que somos…pues ya es otra cosa. Tú por si acaso niégalo, no vayan a pensar que te valoras una poquita na más. Nota: para una receta más intensa añadir “tú no eres como las otras chicas” justo antes de hornear a ese tío tan pesado.

El amigo majete que resta mal rollo a las situaciones tensas. Madre mía, qué cansada estoy de encontrarme con personajes cuyo único papel en la historia es restar dramatismo a la trama protagonista (esto es muy típico del género chic-lit, del que hablo aquí), es el equivalente al “tía, no te rayes” de una amiga por whatsapp.

Los celos es un tema recurrente en la literatura actual (me imagino que en la juvenil todavía más) y es algo que me preocupa mucho. Es preocupante la cantidad de noticias y datos que a diario arrojan datos sobre la violencia en la pareja. Estamos rodeados de series, libros y películas que fomentan la creencia de que los celos son un efecto colateral del amor. No. Que te prohiba salir con otras personas, que controle a dónde vas y cuándo vuelves o cómo te vistes es control. El amor es otra cosa que no tiene nada que ver con eso.

El deux ex machina está acabando conmigo. Llamamos deux ex machina a una trama que se resuelve gracias a un elemento externo o a una casualidad fortuita que no pertenece a la trama principal y que aparece en el momento adecuado. Así (no me veis pero estoy haciendo un gesto de MUCHO con las manos) de eso me comí a lo largo de mi adolescencia en la novela juvenil.

¿Cuáles son los clichés que más odiáis? 

Anuncios
A ver cómo digo esto.

Mi opinión sobre WeLoverSize

WeLoverSize es una página escrita (mayoritariamente) por gordas dirigida a mujeres (muchas de ellas gordas por los artículos sobre dónde comprar ropa XL o como dejar de aguantar a los que te dicen que adelgaces todo el tiempo) y a su autoestima. Y antes de que salten las alarmas por emplear el término gorda quiero aclarar que para mí es un adjetivo igual que alto, bajo, delgado, rubio y moreno y no es un insulto así que que no panda el cúnico, como decía la sabia Hermione Granger temer un nombre solo incrementa el temor de lo nombrado . Esta página se ha hecho más famosa en los últimos años gracias al bodypositive y el intento de normalizar todos los tipos de cuerpo, hasta ahí me parece una iniciativa estupenda, un web que trata a través del humor y los consejos que las mujeres nos sintamos más liberadas de nuestros complejos pero hay un problema y es que las contradicciones de esta página chirrían. Mucho.

WeLoverSize es un cajón de sastre donde conviven relatos eróticos (pésimos, de esos en los que aparece un sudoroso hombre de atención en carretera y te empotra contra el capó) que ya de por sí hacen dudar del filtro de calidad por el que pasan los artículos antes de ser publicados, post sobre donde comprar ropa de tallas grandes original y a la moda, consejos para aumentar tu autoestima e historias tan bizarras como poco creíbles sobre experiencias de colaboradoras de la página en aplicaciones para ligar (estamos en la era Tinder, qué le voy a hacer yo) entre otras cosas. Para mí, una mujer joven de 21 años que trata de formarse en el feminismo para ser una auténtica badass es complicado fiarme de los consejos y lecturas feministas que recomienda una página en la que colabora Elisabet Benavent, ya sabéis, la autora de las novelas chick-lit Saga Valeria, Bilogía Sofía y un largo etc. (aquí os hablo del género chick-lit y de algunas novelas de la autora) que son algunas de las novelas más machistas, abusivas, controladoras y cosificadoras de la mujer que me echado a la cara en mis años como lectora así que WeLoverSize ya empieza caminar en la cuerda floja. Todas las mujeres pueden y deben beneficiarse del feminismo pero no todo lo que escribe una mujer es feminista, chicas.

El bodypositive es marca de identidad de esta casa, el sentirse a gusto con tu cuerpo, superar tus complejos, aprender a vivir con tus defectos y quererte tal y como eres es algo que todos deberíamos hacer. En un mundo en que una talla 40 se considera una talla grande y en industrias como en modelaje o en cine se premia la delgadez (en ocasiones extrema) y las mujeres que se salen de la norma quedan relegadas al plano de amiga soltera-gorda-graciosa (porque si eres gorda tienes que ser graciosa, ser gorda y borde es un lujo que no puedes permitirte) como el caso de Rebel Wilson en…¿todos sus papeles? el quererse a una misma por encima de lo que la sociedad piense de ti es una tarea complicada. De veras pienso que falta poco para que Zara instale una alarma en las entradas de sus tiendas avisando de que está entrando una gorda ¡ninoninonino alerta, cetáceo en aproximación! Pero, ¿qué es lo que hace mal WeLoverSize? Muchas cosas, principalmente ser incoherente consigo misma, no puedes hablar de bodypositive y dos artículos después decir que no pasa nada si tienes un novio feo siempre y cuando lleves un Jimmy Cho colgando del brazo porque resulta pueril, insultante y comparable al humor de cuñado que emplea alguien cuando te dice que deberías comer más ensaladas y menos natillas, en los dos casos estamos hablando de humor, ¿no?. Y hablando de cosas del body, chicas, si queréis reivindicar que todos los cuerpos son maravillosos y que debemos ser naturales deberíais dejar de hablar de la vagina empleando términos como castañita, que lo he visto yo en Instagram y me tenéis hasta la castañita.

Los post acaban convirtiéndose en una especie de Cuore online donde encontramos perlas como Cinco razones para odiar a mi suegra, Cómo beber durante todo el día sin morir de cansancio, borrachez o hinchazón o 17 cosillas que te pasan cuando eres alta que tienen más bien poco contenido y es un rebozado de clichés y aunque es cierto que hay post que merecen la pena yo, como mujer eternamente indignada opino que igual que un buen final no salva un libro, unos buenos artículos tampoco salvan una página y menos cuando pretende aportar tanto a las lectoras.

Si alguien tiene intención de tirarme piedras…que cierre al salir.

 

 

 

 

 

A ver cómo digo esto., Retos y dudas existenciales

Sobre libros de youtubers y la magia del marketing.

Desde siempre se han publicado libros de celebridades, primero fueron actores, arquitectos, políticos, deportistas, personalidades televisivas (no olvidemos que en este país la biografía de Belén Esteban encabezó la lista de mejor vendidos durante mucho tiempo)…que pretendían contagiarnos su modo de vida o sus ideas, hacernos recapacitar, darnos una dosis extra de cotilleo o simplemente vender, y como consecuencia lógica del mundo globalizado, eternamente conectado y permanentemente alerta de nuevo contenido y ganas de indagar en vidas ajenas han llegado los libros de las nuevas celebridades: los youtubers.

Los youtubers son personas que se dedican (profesionalmente o como hobby) a crear contenido para la plataforma de vídeos YouTube y que poco a poco han conseguido convertirse en los nuevos modelos o influencuers, personas a las que muchos admiran ya sea por las habilidades que muestran frente a la cámara, sus personalidades o su estilo de vida. Hasta aquí todo normal, en principio nada de esa definición les diferencia de los actores o demás personalidades a los que estamos acostumbrados en la pequeña o gran pantalla pero sin embargo, día tras día estos creadores de contenido se rodean de más y más polémica. Las marcas patrocinando (muchas veces de forma oculta) los vídeos, la publicidad, la monetización del contenido…y lo que nos interesa ahora: los libros.

Recuerdo que cuando salió el primer libro de ElRubius, uno de los youtubers con más seguidores del mundo nada más y nada menos mucha gente se lo tomó a broma pero cuando un libro de retos, bromas y más bien poco contenido se convirtió en pocos días en un bestseller a nivel nacional saltaron todas las alarmas y las editoriales se frotaron las manos. ¿Cómo no se nos había ocurrido antes? En un mundo en el que la imagen es todo y la venta de libros sobretodo entre los jóvenes está decayendo utilizar la imagen de personas que arrastran millones de visualizaciones en YouTube parecía la solución ideal y el libro de ElRubius plantó la semilla de la plaga que iba a inundar en los próximos años las librerías españolas: los libros de los youtubers.

Como he dicho antes muchas celebridades han sacado libros, profesionales de todos los sectores y de todos los ámbitos nos hablan en sus páginas de vida sana, alimentación, veganismo, política, running, pastelería…y en un principio podría parecer que los libros de youtubers encajarían ahí y todo se mantendría igual, pero no ocurrió así. Los youtubers se venden a sí mismos, a su marca y a su identidad y es así como consiguen que cientos de miles de personas (en su mayoría adolescentes) compren por veinte euros o incluso más un libro lleno de test, ilustraciones (rara vez ilustrados por los propios youtubers), bromas o consejos de estilo. Por supuesto existen excepciones, Alma Obregón  o Isasaweis hablan sobre running o repostería en sus libros y de como les cambió la vida aquello que a día de hoy les apasiona y se ha convertido en su profesión pero si le echas un vistazo a algunos de sus libros seguramente no encontrarás fórmulas venditivas basadas en su imagen que venden un puñado de páginas poco más que en blanco que no te aportarán absolutamente nada. Hay que reconocer que se necesita talento y ser muy interesante para que las mismas personas que han dedicado diez minutos de su vida a ver un vídeo en el que una persona enseña la casa que se ha pagado con el dinero que recibe de que tu veas su casa compre después un libro en que te da los consejos que ha utilizado para decorar esa misma casa. El mundo nunca dejará de sorprenderme.

635849703249506356-127819076_tumblr_ny4l5lyy5n1u59ltco2_r1_540

Quizá se me ha pasado el arroz para hacer test sobre mi compañera de piso ideal, sobre mis veinte canciones preferidas o quizá es que veo las cosas desde otra perspectiva, la de una persona que consume un contenido escaso en YouTube pero suficiente para ver vídeos de personas que tienen que hacer grandes esfuerzos para encontrar editoriales que les respalden o que terminan recurriendo a la autopublicación porque vende más una imagen y un nombre bien grande en la portada que lo que hay detrás de ella y eso no deja de ser un reflejo de la sociedad. Y qué pena.

¿Qué opináis vosotros?

A ver cómo digo esto., Reseñas

¿Cuánto hay de real en la literatura chick lit?

(respiro hondo…) Este mes de marzo he estado muy descentrada y lo único que me ha apetecido ha sido leer libros muy ligeros, rápidos y capaces de distraerme. Como la realidad es que yo de eso suelo leer bastante poco y no conozco a las autoras del Top Ten escritoras para leer con una sangría bien fresquita en la mano me fui a una librería y empecé a echar un vistazo hasta que más o menos ubiqué a un par de autoras que me resultaban familiares, así es como conseguí Sushi para principiantes y Un tipo encantador de Marian Keyes.

9788497593489

“Lisa, editora de una revista de moda londinense, lo tiene todo: un novio fotógrafo guapísimo, se cree la hostia, se viste de Prada, sólo va a los sitios más fashion… Pero de repente la mandan al culo del mundo, a lanzar una nueva revista en Dublín… donde ni siquiera habrá una tienda de Versace, ni de Moschino ni de nadie que valga la pena. Primero se pone furiosa y luego se deprime, pero Lisa no es una perdedora. Su nuevo jefe es bastante atractivo pero al parecer tonto, ya que no le hace caso… Prefiere, aunque parezca inconcebible, a su ayudante Ashling, modesta, trabajadora, buena chica, sufridora de primera categoría, la que siempre quiere ayudar a todos…”
Hablo aquí de Sushi para principiantes porque creo que pasó por mi vida sin merecerse una reseña individual. Me encontré con una novela que tardé menos de dos días en terminar, no porque fuese especialmente buena, divertida (llegó un punto en el que no sabía si las gracias eran terriblemente malas o si definitivamente el humor inglés no es para mí) o interesante sino porque tiene todos los ingredientes para no quitarle los ojos de encima en tu tiempo libre: una historia de amor (metida un poco con calzador y a destiempo, pero una historia de amor de todas formas), mujeres de esas que pintan como reales (del concepto real hablaremos más adelante) con sus complejos, sus inseguridades y todas esas cosas para que tú, sentada en tu sofá a 2300km de Dublín digas “jo, qué identificada me siento con esta mujer que hace girar su vida entorno a la circunferencia de su cintura” , porque eso lo que pretende la literatura chick lit, que te sientas identificada con las mujeres que protagonizan las novelas que estás leyendo. Pero, ¿es posible eso?
tumblr_static_chicklit

La literatura chick lit es un subgénero de la literatura romántica escrita por mujeres de entre 30 y 40 años, dirigida especialmente a mujeres solteras, de entre veinte y treinta años, trabajadoras y con algún cataclismo sentimental a sus espaldas que no acaban de encontrarse a sí mismas. Si partimos de este punto prácticamente todas las mujeres podríamos sentirnos en mayor o menor medida identificadas con las protagonistas, pero si te digo que los máximos exponentes del género son novelas como El diario de Bridget Jones, Sexo en Nueva York, Memorias de una compradora compulsiva o El diablo viste de Prada seguramente la cosa cambie. La gran mayoría de las mujeres de a pie, que levantamos nuestro (siempre sexy y que nadie te diga lo contrario) culito de la cama cada mañana para ir a clase o para ganarnos de la vida no lo hacemos para ir de compras compulsivamente, para ir a trabajar con la editora más exigente del mundo de la moda y terminar volviéndonos locas en la Semana de la moda de París o no escribimos columnas para Vogue para ganarnos la vida mientras bebemos Martinis con nuestras amigas hablando (casi únicamente) de hombres y de miembros viriles como un fémur de grandes.

tumblr_inline_movkbtu1bf1qz4rgp


Aquí empieza el primer problema del género y se empieza a perfilar el segundo. 
La literatura chick lit pretende que las mujeres nos sintamos identificadas, compañeras, amigas y vecinas de las mujeres que protagonizan sus novelas, pero la realidad es que compartimos poco más que el género con la mayoría de ellas. Hablar en términos absolutos cuando nos referimos a cosas reales o no reales es peligroso, pero si obedecemos a la estadística o nos fijamos en las mujeres que nos rodean difícilmente encontraremos alguna que se corresponda con el modelo que nos presenta esta literatura, porque sí, nos habla de mujeres perdidas, con inseguridades pero también nos habla de mujeres que se rodean de machos alfa sexys, ricos, exitosos, dioses del sexo, guapos hasta causar dolor y románticos hasta rozar la diabetes; casi estableciéndolos como antagonistas de las protagonistas de estas novelas y por extensión, de nosotras mismas. Mujeres que hacen girar su vida entorno a los hombres, a la moda, a los complejos que rodean nuestro cuerpo y pocas veces trata en profundidad temas como las aspiraciones personales, el trabajo, la independencia y el papel de la mujer en la sociedad.

tumblr_lrcq5sei7w1qj6xzto1_500El segundo problema está relacionado con los hombres. O más bien con la relación entre las protagonistas y los hombres de su vida. Nuestras protagonistas se han llevado algún que otro chasco sentimental (hasta aquí todo normal) pero se repondrán rápidamente con esos auténticos dioses nórdicos que han llegado para convertirlas en satétiles, simples cuerpos que giran entorno a su órbita. Los hombres de este género son guapos, terriblemente sexys, inteligentes, exitosos, adinerados normalmente y su atractivo es tan llamativo que todos los demás aspectos de su vida quedan relegados a un segundo plano cuando ellos aparecen en escena. A partir de ahí todos los temas de conversación con amigas, familiares o mascotas girarán entorno a su relación con esos hombres divinos caídos del cielo para alegrarnos el cuerpo y darnos algún que otro quebradero de cabeza. Mal. Error de concepto. Hace ver que nuestra vida gira entorno a la búsqueda y captura del macho más atractivo y eso no solo es casposo y anticuado sino que choca con todo lo que el feminismo está tratando de construir en las mentes de las mujeres.

¿Chick lit a la española? Cuando terminé Sushi para principiantes y habiendo leído ya a todos los libros que os mencioné como top de esta literatura me dije que era imposible que este género no hubiese aterrizado en este país. Estaba en lo cierto.

Al contrario de lo que pueda parecer aún no estaba satisfecha y mi crisis y búsqueda de lecturas ligeras y entretenidas seguía activa por lo que empecé a buscar y descubrí las novelas de Elisabet Benavent (o Beta Coqueta, como tú quieras) y motivada por cumplir uno de mis propósitos del año (leer una saga) y haciéndome un 2×1 que ni el Carrefour me armé de valor y comencé a leer la Saga Valeria. Y madre mía.

concursovaleria

“Valeria es escritora de historias de amor. Valeria vive el amor de forma sublime. Valeria tiene tres amigas: Nerea, Carmen y Lola. Valeria vive en Madrid. Valeria ama a Adrian hasta que conoce a Victor. Valeria necesita sincerarse consigo misma. Valeria llora, Valeria rie, Valeria camina… Pero el sexo, el amor y los hombres no son objetivos fáciles. Valeria es especial. Como tu.”

Vale, vamos a dejar una cosa clara, yo no quiero ser como Valeria ni quiero rodearme por nadie que sea como ella. ¿Por qué? Valeria vive por y para los hombres. Valeria no sabe lo que quiere. Valeria es inmadura. Valeria y sus amigas solo saben hablar de hombres. Valeria se enamora de un tío en dos días y no sabe ni donde tiene la cabeza. Valeria es tonta. No seas como Valeria. (eso sí que es una sinopsis apropiada)

Elisabet Benavent nos trajo Sexo en Nueva York de mercadillo, con mucho menos glamour pero con la cantidad justa de inspiración (rozando algo más serio que eso) como para que puedas ver reflejadas las personalidad de cada una de las amigas de la popular serie de televisión estadounidense en estas cuatro mamarrachas chicas de Madrid. Lo más llamativo es que esta vez sí que la saga gira entorno a los hombres, si no se puede hablar de hombres es mejor irse (es verídico) y olvidar el mundo más allá del sexo (porque de eso hay mucho y muy explícito, por si os gusta la romántica erótica). En un principio Valeria podría parecernos divertida y hasta dulce pero pronto se convierte en una histérica que cumple punto por punto la lista de tópicos machistas y casposos que se corresponden al género. Chick lit elevado al máximo exponente y nada recomendable si quieres leer algo que pertenezca al mundo real.

No voy a hacer una reseña completa sobre la Saga Valeria en este post porque sería eterno pero si queréis que la escriba decídmelo en los comentarios.

¿Recomiendo este género? Para momentos de encefalograma plano sí, es entretenida, rápida de leer y cumple su función pero si buscas algo instructivo, que te haga pensar o crear y alimentar valores mejor sal corriendo. !Si habéis leído algo del género o tenéis algo que decir dejadme vuestra opinión en los comentarios!

A ver cómo digo esto., Retos y dudas existenciales

Libros que ¿tenemos que leer?

Este libro te lo tienes que leer sí o sí. Si te gusta leer y lo haces encarecidamente es probable que hayas oído esta frase en numerosas ocasiones. Te refresco la memoria, suele ir acompañada de recomendaciones de sendos clásicos o libros terriblemente sesudos que en ocasiones no han sido leídos por la persona que te los recomienda pero eso da igual, porque te lo tienes que leer sí o sí y eso es una verdad mundialmente conocida, como esa de la que habla Jane Austen al principio de Orgullo y Prejuicio, ¿te suena?

A lo largo de mi vida he leído muchos libros (pero que muchos) y en ocasiones se me ha felicitado por tener los clásicos siempre muy a mano, como si por haber leído Orgullo y Prejucio, Jane Eyre, Madame Bovary, Cumbres Borrascosas, Romeo y Julieta o Moby Dick la sagrada providencia hubiese bajado del cielo para decirme que yo sí podía decirle a alguien lo que debía o no debía leer para considerarse un lector de provecho o peor, como si eso fuese a hacerme más inteligente o mejor lectora (si es que se puede ser mejor lector que otra persona)

Mi indignación viene a raíz de un artículo publicado en un diario de tirada nacional sobre los 10 libros que debes leer antes de morir. Todos eran clásicos o libros considerados como la cumbre de la literatura universal que debías leer porque alguien en algún momento decidió que un libro que dedicaba páginas y páginas a discutir en qué punto terminaba el cuerpo de una ballena y empezaba la cola debía ser leído y admirado por cualquier lector que se preciase (me encantaría conocerle y preguntarle por qué). En el artículo en cuestión un ¿experto? nos hablaba de diez títulos que debemos leer si queremos “entender la literatura y la sociedad tal y como la conocemos en la actualidad” porque deben ocurrir pocas desgracias en el mundo como para que sea necesario leer Lolita para saber lo que es la perversión, no se. ¿Habéis escuchado alguna vez eso de que si tuviésemos que ver solo las películas que son éxitos para la crítica veríamos siempre las mismas veinte películas? Pues esto es lo mismo, si tuviésemos que leer solo lo que se nos ha dicho que es correcto y que ha hecho brotar las lágrimas del más escéptico estoy segura de que nunca habríamos pasado de Charles Dickens y nunca habríamos conocido maravillas que nos ha dado la literatura contemporánea en todos los géneros. Si has caído como yo en leer libros que no te llamaban nada la atención simplemente porque alguien dijo que era necesario que lo hicieras pueden suceder dos cosas. La primera es que te guste y la segunda es que no, si la respuesta es que no te ha gustado no te atrevas a criticarlo porque eso denotará una gran ignorancia por tu parte de lo que es la verdadera calidad literaria y las bestias gafapastas irán directas a tu yugular. ¿Que no te ha gustado Lolita? Eso es porque no eres capaz de apreciar la disyuntiva del personaje de Humbert y la sensibilidad de la prosa de Navokov. ¿Moby Dick te pareció un tostón? Eso es porque no tienes el suficiente bagaje literario como para comprender la obsesión del hombre con la bestia. La cuestión es que será culpa tuya, por tu falta de sensibilidad o buen gusto.

Os voy a contar una cosa. Madame Bovary me pareció un muermo total y absoluto de la primera a la última página. No he leído Guerra y Paz ni Crimen y Castigo. No tengo ningún tipo de inclinación por las novelas de Edgar Allan Poe. Salambó ni siquiera fui capaz de terminarlo. Los personajes de Cumbres borrascosas son algunos de mis favoritos de todos los que he conocido pero son todos insufribles. Odio a la Emma de Jane Austen. Me dio una pereza MORTAL Moby Dick y todavía no he leído Los Miserables.

Si pertenecéis al equipo de los sensatos y todavía no me habéis quitado toda mi posible credibilidad como lectora quiero deciros que leáis lo que queráis. Nadie, por muy instruido que sea tiene la capacidad o el derecho de deciros que sois peores en cualquier aspecto de vuestra vida por no haber leído La broma infinita o Ulises. Vivimos en un mundomicroscopio en el que constantemente se nos mira con lupa por todo lo que hacemos o dejamos de hacer y la verdadera broma infinita es ser juzgados también por aquello que decidimos leer o no en nuestro tiempo libre.

Así que lee. Lee de día, de noche, novela erótica, novela negra, novela histórica, clásicos, novela contemporánea, poesía, teatro o ensayo. Lee en el metro, en el autobús, en tu casa o en la biblioteca pero lee lo que tú quieras.

La vida es demasiado corta para leer Moby Dick.

PD: Con esto no quiero decir que las recomendaciones de libros sean malas o deban ignorarse, todo lo contrario, hablo de los imperativos ocultos tras las recomendaciones de ciertas personas o medios.

A ver cómo digo esto.

Los príncipes azules me dan yuyu.

Hoy os vengo a hablar de un ser mitológico que ronda el mundo literario y cinematográfico desde tiempos inmemoriables: los príncipes azules.

En primer lugar y para los menos familiarizados con el concepto vamos a definir los principales rasgos de estas criaturas:

  1. Son guapos, MUY guapos (esto es absolutamente necesario para cumplir los preceptos del conocido como maximus divus) así que si eres una persona maravillosa pero no cumples esta condición indispensable estas desahuciado.princeencantador.jpg
  2. Tienen dinero. Para algo son príncipes, ¿no? no podemos esperar que tengan que trabajar para ganarse un dinero con el que vivir dignamente sin chupar del bote, POR FAVOR. Esto ha ido evolucionando a lo largo del tiempo y si bien en un primer momento no era un tema al que se le diese demasiada visibilidad o no era lo que más nos importaba ahora ha pasado a ser prácticamente indispensable.

He aquí unos cuantos ejemplos modernos:piscina_reference

He aquí la chabola de Edward Cullen, protagonista masculino de la saga Crepúsculo.

50-sfumature-tour-casa

¿Qué decir de la madriguera de magnate multimillonario Christian Grey? (coches de lujo y planeadores no incluidos)

3. Tienes un alto porcentaje de probabilidades de que te salven la vida: ¿Eres torpe?¿Temes por tu vida?¿Alguien te acosa?¿Tu madrastra te ha encerrado en el sótano?¿Has mordido la manzana envenenada de una desconocida porque no tenías una madre que te advirtiese de que no se comen cosas que te den los desconocidos? ¡No te preocupes, ahora con el nuevo Príncipe Azul Propulsion Master 2.0 tu seguridad está asegurada! Advertencia: es probable que llegue en el último momento pero no se preocupe, todos sabemos que llegará.

la-bella-durmiente-beso

4. Le rodea un fenómeno inusual: no vas tener suegra y en el caso de que la tengas, va a ser un amorcito: Olvídate de esas suegras que cuchichean de lo grande que es tu culo, de o mal maquillada que vas o de que su hijo paga toda la hipoteca, estas nuevas mamás están diseñadas para: a) morirse antes de que tu aparezcas en la vida de su retoño y dejando en ellos un instinto protector que van a volcar en ti totalmente (alto porcentaje de este fenómeno en las películas Disney) b) ser absolutamente adorables, desafiando todas las leyes del entendimiento humano.

5. Tienen traumas y lo sabes: Los principes azules son propensos a sufrir traumas a lo largo y ancho de su vida que recaerán sobre ti. Admitámoslo, a un hombre que tras bailar con una mujer desconocida y enamorarse de ella (¿hola?) decide buscarla por todo el dichoso reino paralizando toda la actividad de las jóvenes casaderas no hay que ayudarle a buscar una princesa, hay que ayudarle a buscar un psiquiatra y no hablemos de los príncipes modernos con complejo de Edipo.

cenicienta-y-la-zapatilla-de-cristal

6. Si no te va la idea del matrimonio estás apañá: Partiendo del hecho innegable de que todo príncipe necesita a su princesa (ohhhhh) es lógico que la sucesión de acontecimientos termine en bodorrio para que tu puedas portar tan distintivo título con la cabeza bien alta.

cenicienta1

Una vez hecha esta exposición de motivos vengo aquí a reclamar algo que las mujeres (y los hombres) nos merecemos. Hace mucho tiempo que las cosas han empezado a cambiar, hace mucho tiempo que las mujeres nos podemos salvar a nosotras mismas (esto tampoco es literal, si me voy a caer a la vía del tren agradezco cualquier tipo de colaboración ciudadana) y que los hombres no tienen que jugarse la vida por una damisela en apuros, porque nosotras también sabemos a dónde agarrarnos, hace mucho tiempo que tenemos la capacidad de soportar a la suegra más suegra que haya por el lugar entre tantas otras cosas y que no dependemos de los hombres para cualquier obstáculo que se presenta en nuestra vida.

Si las mujeres hemos crecido, cambiado y evolucionado a ojos de la sociedad desde aquí pido que los Príncipes Azules sigan el mismo camino. Pido que en una sociedad en que estamos exigiendo que se acepten a las mujeres de todas las tallas, edades, alturas, razas, condiciones sexuales y personalidad hagamos lo mismo con los “príncipes azules” y que se acaben los estereotipos que deben cumplir los hombres para convertirse en el hombre perfecto, que no hacen más que retrasar una libertad que merecemos y necesitamos tanto.

Pido príncipes, princesas, mendigos, astronautas, superheroes, marineros, carpinteros, abogados, deportistas, estudiantes, filósofos, albañiles…y los quiero humildes, inteligentes, sinceros, educados y por encima de todo, los quiero reales.

¡Nos vemos en el siguiente post!

X.

A ver cómo digo esto.

A ver cómo digo esto vol.I

Mientras me preparo esta entrada no dejo de preguntarme si la primera impresión que os vais a llevar de mí no será demasiado negativa.

53a0e7cac494f_-_cos-01-lead-de-202318

GRANDES. LIBROS. QUE. NO. ME. HAN. GUSTADO. NADA

Lolita

Me leí este libro hace un par de años, alentada por todas las personas que antes que yo habían acabado encantadas tras su lectura, además soy muy aficionada a los clásicos y pensé que Lolita no podía faltar en mi colección. Pues bien, podría haber faltado en mi colección, es más, DEBERÍA haber faltado en mi colección.

Cuando fui a comprarlo a mi librería habitual me vi también atraída por las opiniones de otros autores:

“Entre las más sutiles y complejas creaciones literarias de nuestro tiempo. Lo cual no significa, por cierto, que no sea un libro provocador” (Mario Vargas Llosa)

¿SUTIL?¿SUTIL?¿SU-TIL? ¿EN SERIO?

“Ningún amante ha pensado en su amada con tanta ternura, ninguna mujer ha sido tan embelesadamente evocada, con tanta gracia y delicadeza, como Lolita” (Lionel Trilling)

¿Qué te pasa Lionel Trilling?¿Estás bien?¿Necesitas ayuda psicológica?

Todos conocemos el argumento de Lolita, Humbert Humbert es un cuarentón al que le gustan las niñas más que nada en el mundo y por unas cosas y por otras acaba hospedándose en casa de la joven Lolita, una niña de doce años y manteniendo una especie de “relación” víctima-pederasta que a mí me da mucho yuyu.

Partiendo del hecho de que la escritura de Nabokov es tan pretenciosa que puedo imaginarlo masturbándose frente a su máquina de escribir hay otras cosas que me preocupan de esta novela:

  1. La gente piensa que es una novela de amor y no, señores, no es una novela de amor, es una novela de pederastia y obsesión, ugh.
  2. ¿Por qué nadie encerró a Lolita en su habitación durante una semana o le dio un guantazo? Es una niña pesadísima. PESADÍSIMA.
  3. Se salva el final, es lo único que realmente me gusta de la novela.

En general me ha parecido una novela muy pesada de leer, a pesar de que mi edición de Anagrama Colección Compactos tiene 380 páginas tardé más de dos semanas en mentalizarme para poder acabarlo, es una experiencia que no me gustaría repetir. La forma de escribir de Nabokov es muy petulante y pomposa y todo eso sumado a un argumento que más que interés me producía nauseas hace que ahora mismo Lolita se encuentre ahora mismo en este post, levantando ampollas.

50 sombras de Grey

Antes de nada quiero dejar claro que califico a 50 Sombras de Grey no porque lo considere un gran libro, sino porque causó un boom increíble que no veía desde fenómenos como Los Juegos del Hambre o Crepúsculo y que después no vi hasta Star Wars: El despertar de la fuerza.

Amado por unos, criticado por otros…50 Sombras de Grey nos cuenta la historia de una estudiante universitaria, Anastasia Steele, que se topa con el magnate multimillonario amante del sadomasoquismo, Christian Grey y que juntos comienzan una pseudorelación amo-sumisa.

Tengo varias cosas que decir de esta trilogía de libros:

  1. Solo leí el primer libro de la trilogía porque no me dejó con ganas de más.
  2. La protagonista tiene un alter ego en su cabeza “su diosa interior” que es tan tonto como ella misma.
  3. A la gente solo le parece “romántica” la actitud controladora y ultracelosa de Christian Grey porque es millonario y atractivo, si el protagonista viviese en una caravana y fuese del montón podría protagonizar un episodio de Mentes Criminales.
  4. Si me encontrase un hombre así en mi vida saldría corriendo sin duda, ¿qué clase de control y posesión sobre Anastasia es ese? Por favor, recupérate de tus traumas antes de iniciar una relación y arrastrar a otras personas a tus dramas personales de hombre torturado.

Hades-2

  1. Es normal que la traducción sea mala si el libro en inglés es un horror. Tiene un vocabulario y unas construcciones muy básicas.
  2. Las escenas de sexo no son para tanto. Si ese hombre es un Dios del sexo…ejem.
  3. Me preocupa mucho que las chicas que están leyendo esta trilogía con 12 o 13 años, sin ninguna experiencia (supongo) en relaciones o sin saber lo que es el amor crean que el control, los celos y la posesión que se ve reflejada en 50 Sombras de Grey son amor y que es eso lo que deben esperar cuando ellas comiencen una relación.
  4. Intentan constantemente cambiarse el uno al otro cuando todos sabemos que si quieres cambiar todo de otra persona (excepto que ella tenga un buen tipo y que él esté bueno, tenga un pene de proporciones bíblicas y sea millonario, claro) esa relación no va a funcionar.

En resumen, nada me hace seguir interesada en esta trilogía (pero la BSO de la película está muy bien)

¡FIN DE TANTA NEGATIVIDAD POR HOY!

Nos vemos en el próximo post!

X.