Entrecharlas

Entrecharla con Marta del canal Empiezaporleer

En la infinita variedad de posibilidades que hay en una plataforma con tanto contenido como YouTube a veces nos resulta difícil alejarnos de los canales más grandes, pero de vez en cuando merece la pena investigar un poco más y darle oportunidades a personas que están creando contenido por primera vez, porque además de gustos en común y grandes recomendaciones podemos encontrar a personas tan cute como Marta del canal Empieza por leer.

Si echáis un vistazo al canal de Marta (creado hace apenas cuatro meses) encontraréis en primer lugar (y como factor común del resto de creadores de contenido) a una persona con el valor suficiente para exponerse a millones de posibles visualizaciones, pero si dejamos eso tan rarito de lado también está una persona con unos gustos muy similares a los míos así que si os gusta este blog os recomiendo que os paséis por su canal en el que habla de libros reseñados en este blog como Trabajo, piso, pareja de Zahara o La sustancia del mal de Luca DÀndrea.

⇒ Se de buena tinta que los libros de Los cinco te marcaron mucho en tu infancia (como a mí, si es que son lo más) y me imagino que conocerás la película El club de los cinco (The breakfast club) que no tiene nada que ver con la saga literaria de Enid Blyton. ¿Qué título de alguna novela cambiarías porque crees que no se ajusta bien a la trama?

La verdad es que los libros de Los cinco fueron la primera saga de libros a los que me enganché (mucho, mucho). He de decir que pocas veces se ha vuelto a repetir ese fenómeno (una pena la verdad), tengo una especie de relación extraña con las sagas. Efectivamente, cuando vi esa película fue como: “¿En serio, pretendéis colárnosla así?”. ¡Muy buen ejemplo de cómo un título puede ser engañoso! Si tuviese que cambiar uno de los títulos elegiría el del segundo libro Otra aventura de los cinco. Digamos que lo cambiaría a una construcción similar a la del resto de títulos: Los Cinco y el camino secre.

tenor⇒ Lo más probable es que los lectores de este post no sepan que nos encontramos frente a una recién graduada en Ingeniería y Tecnología Industrial (por favor, las fotos sin flash) y seguro que sabes la cantidad de clichés y estereotipos que despiertan los ingenieros. ¿Cuál es el estereotipo o cliché que más odias en la literatura? ¡Y de paso recomienda algún libro para universitarios estresados, que somos muchos!

¡Algunos los he sufrido ya en los años universitarios! La respuesta a esta pregunta ha tardado un segundo en gestarse, claramente no puedo soportar los clichés que giran entorno a los temas amorosos. Mítica chica monísima, que al comienzo tiene una personalidad fuerte, se enamora perdidamente de un malote (creo que el concepto está evolucionando al de “empotrador” como nos contabas en una entrada hace unas semanas). En ese momento toda su personalidad desaparece y acaba supeditada a todas las ordenes, deseos y gustos de su amado. En fin, paro ya que me cabreo…Para los universitarios estresados o en plenos exámenes voy a tirar de los libros de Mary Higgins Clark. Creo que puede ser una opción de novelas que tienen un estilo sencillo y que nos sirven para desconectar pero no para que nos enganche tanto que dejemos nuestras responsabilidades de lado.

⇒ Hay una pregunta que hago a todas las personas que colaboran conmigo en estos post, ¿qué libro crees que funcionaría mejor como serie o película y viceversa?

En este caso, la única película que me ha gustado más que el libro es El niño con el pijama de rayas. A la inversa, encantaría que Orphan Black fuese un libro ya que sería todo un reto caracterizar y comprender todas las personalidades presentes.

⇒ Exámenes todos los lunes, jornadas de 12 horas en la Universidad…tú eres una superviviente y encima tienes tiempo para tener hobbies, eso de lo que muchas veces tenemos que prescindir los universitarios para no descuidar nuestro rendimiento (si es que el sistema universitario español es lo peor, pero qué le vamos a hacer…) ¿qué consejos le darías a los amantes de la lectura pero que se agobian demasiado con la falta de tiempo?

Principalmente, que NO es una competición. Si solo puedes leer 15 minutos al día, ¡bienvenidos sean! Creo que estos retos de “quiero leer 40 libros este año” hacen mucho daño. Ante la falta de tiempo, yo siempre me he planteado que la lecturas es para disfrutar o para desconectar (según el momento en el que nos encontremos) y no para sumar números o títulos en una lista. Consejito: aprovechad los huecos que tengáis por muy cortos que sean, porque la situación idílica de “tengo una tarde tranquila completa para leer” pocas veces la vais a encontrar.

⇒ El género de la novela negra te encanta y Agatha Christie como estandarte del género no podía ser menos. ¿Qué novela negra actual crees que habría mejorado escrita por la buena de Agatha?

Así es, si Los cinco fueron mi referencia infantil, Agatha Christie cautivó mi adolescencia… ¡Una pena que los leyese todos en esa época! Me viene inmediatamente a la mente Sé lo que estás pensando de John Verdon. Esta novela negra de por sí ya considero que es muy, muy buena pero creo que Agatha Christie la habría convertido en sublime.

⇒ Los besos en el pan te gustó porque hablaba de personajes que podían vivir entre nosotros. ¿Qué colectivo, grupo o personalidad crees que está poco representado en la literatura y debería visibilizarse más?

Así es, me parece un libro muy recomendable y que nos hace ver esa crisis económica y social que aún vivimos. Quizá es porque no he buscado lo suficiente, pero pienso que los enfermos mentales están poco presentes en la literatura y cuando lo están no se les trata con demasiado respeto. Hace poco leí Las defensas de Gabi Martinez en el que se trata la enfermedad mental desde muchos puntos de vista y quiero leer más historias como esta.

⇒ Los libros que nos hacen pensar y ampliar horizontes siempre son satisfactorios, recomiéndanos una serie o película y un libro que crees que cumple esa función

Por suerte o por desgracia, no soy muy consumidora de cine (algo más de series, pero tampoco una locura). Para la parte audiovisual recomendaría Black Mirror, con cada capítulo tienes como para una semana de reflexión (al menos). En los libros me voy a tomar la licencia de recomendar más de uno (jeje, barriendo para casa). El primero sería un clásico en estos temas El principito de Antoine de Saint-Exupéry al cual he recurrido en todos los momentos de crisis universitaria que he tenido. El segundo, es el libro con el que más me he conocido a mí misma Ensayo sobre la ceguera de José Saramago.

⇒ Antes nos decías que tenías una relación extraña con las sagas ¿En qué consiste exactamente?

Lo cierto es que es algo que creo que le sucede a poca gente. Básicamente, no consigo continuarlas. He acabado muy poquitas, me sucede algo entre el primer y el segundo libro que es complicado de superar y es la pereza lectora: hay veces que prefiero quedarme sin saber cómo continua que seguir con la saga.

⇒ ¿En qué momento decidiste pasar de ser una mera espectadora del mundo de youtube a participar activamente en el?

La lectura ha supuesto muchísimo para mí en todos los aspectos de mi vida, por eso siempre ando recomendado libros e insistiéndole a todo mi entorno en que lean y un día por casualidad descubrí Booktube y fue toda una sorpresa (no podía ni imaginar que existía). Plenos exámenes, cuarta vez que me estudiaba esa asignatura y dije… a por ello. ¡Y…ahí va la cosa!

giphy

En cuanto al nombre del canal…Hace dos años participé en un proyecto social creando una página web para encontrar voluntariado y así conocí a una fundación que trabaja para combatir las desigualdades educativas y que se llama Empieza por Educar, (hay algún vídeo en Youtube sobre su labor y os invito a que lo descubráis porque igual quedáis tan prendados como yo). Por lo que ellos luchan se acerca mucho a la idea que tenía sobre el canal, un espacio para incentivar la lectura, y tomé su nombre como base.

Podéis encontrar a la wonderful Marta en InstagramYouTube y Goodreads

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Series y películas

He terminado GIRLS…¿y ahora qué?

GIRLS…esa ficción no tan ficción que encumbró a Lena Dunham (reseña de su biografía aquí) como una de las voces de esta generación (o una voz de alguna generación como ella misma dice en el episodio piloto) y que ha conseguido sobrepasar los límites de la conservadora HBO y hacernos llega personajes tan comprensibles como detestables.

Esta serie de seis temporadas (62 episodios de 20 minutos) nos cuenta la historia de cuatro veinteañeras intentando encontrar su lugar en Nueva York. Hannah Horvat (Lena Dunham), Marnie Michaels (Allison Williams), Jessa Johanson (Jemima Kirke) y Shoshanna Saphiro (Zosia Mamet) nos acompañarán durante estas seis temporadas para encarnar la neurosis, el egoísmo, la amistad (o la falta de ella) y muchas otras cosas que han hecho que esta serie bailase en la cuerda floja de la polémica hasta el final. Pero…¿por qué GIRLS es tan polémica? Bueno, hay una interminable lista de razones (más o menos razonables) que han llevado a la audiencia y a la prensa a calificar esta serie como polémica; en primer lugar una serie patrocinada exclusivamente por personas blancas en un mundo en que el tema de la integración avanza y retrocede constantemente (no olvidemos que en 2016 no hubo ni un solo actor o actriz negro nominado a los premios principales de los Oscar), seguido de grandes críticas por la forma en la que la creadora (nada menos que la propia Lena Dunham) trataba el sexo y los límites del abuso y podríamos seguir con interminables polémicas terminando por el extraño concepto de amistad que rodea toda la serie.

Han pasado ya unas cuantas semanas desde que terminé esta serie y si alguien me preguntase podría decir sin ningún asomo de duda que jamás sería amiga de ninguna de las protagonistas de GIRLS y es más, no he visto una amistad sana y real en ningún momento a lo largo de las seis temporadas. ¿Significa eso que no la he disfrutado o que no me ha parecido real? No, o por lo menos no del todo. He disfrutado la serie porque a mí me gusta un buen drama más que a un tonto un lápiz y porque por mucho que me pese me he visto identificada con muchas actitudes de la serie pero ante la pregunta de su me parece una serie real…hasta cierto punto. Lena Dunham es hipocondríaca, neurótica, egocéntrica, egoísta y una de las personalidades más encantadas de haberse conocido que ha entrado en el podium de las influencers en los últimos años (dicho por ella) y como es lógico cuando eres guionista, productora y creadora de la serie que tú misma protagonizas trasladas todas tus fobias y tus filias a la pantalla, si a todo eso le sumas que el resto de la protagonistas eran grandes amigas de Lena Dunham mucho antes de ser las girls de GIRLS tienes como resultado un guion con la que todo el mundo involucrado se sentirá cómodo, bien porque te quieren por ser así o bien porque la polémica es algo de lo que conviene aprovecharse estos días y es eso lo que hace tan difícil considerar a esta serie real, porque la realidad de Lena Dunham difícilmente será la nuestra, pero es una realidad.

Creo que cualquier persona que haya visto la serie podría pasarse literalmente horas hablando de los personajes, punto positivo para Dunham porque rara vez ocurre eso en un mundo en el que se estrenan series nuevas a diario. ¿Cómo es el girl squad de GIRLS? Pues complicado, la verdad. Se me vienen a la cabeza adjetivos como egoístas, neuróticas, egocéntricas…pero lo cierto es que resulta muy sencillo juzgar desde la perspectiva del todopoderoso espectador porque tú, querido amigo, no vas a recibir el rapapolvo y romperé una lanza a su favor diciendo que si hubiese vivido lo que han vivido algunas de ellas…yo también me volvería loca. Me gustaría romper una lanza a favor de la tan olvidada Shoshanna porque me he sentido identificada con ella en muchas ocasiones y creo que lo más digno que le han dado la oportunidad de interpretar es su discurso final. Hasta aquí puedo leer. Y podría seguir y hablar de Adam, de Elijah, Charlie, Ray…pero esto es GIRLS y los personajes masculinos son personajes secundarios en su mayoría aunque hacia el final alguno de ellos vaya tomando mayor protagonismo. ¿Están más equilibrados que las chicas? Puede ser, pero esa nota de raciocinio de vez en cuando es necesaria para no transformar la serie en una simple parodia. Equilibrio, my friend. 

¿Son amigas Hannah Horvat y el resto de protagonistas? Si atendemos a mi concepto de amistad rotundamente no, son un grupo resquebrajándose a lo largo de la serie por problemas personales difícilmente superables unido por las circunstancias, la soledad y muchas veces la necesidad. No son amigas, pero tampoco puedo juzgar lo que las une porque Lena Dunham se encarga de que su situación muchas veces te toque la patatita a lo largo de la serie. Pero aún así que alguien se cargue a Marnie, POR FAVOR. 

No recomiendo esta serie para todo el mundo pero los episodios solo duran veinte minutos, tardarás poco en descubrir si es para ti o si seguirás pensando en otra opción mejor. A pesar de lo que pueda parecer es una serie que me ha gustado y aunque el episodio final es un despropósito y estoy de acuerdo en que debería haber terminado en Ronda de despedidas…eso no anula su legado. 

 

 

A ver cómo digo esto.

Clichés que odio encontrar en los libros

Últimamente mi sexto sentido no ha estado muy activo, no se si porque últimamente no he buscado nada más que simple entretenimiento en los libros que leo o porque el verano es pésimo a la hora de encontrar novedades pero mis lecturas más recientes han estado llenas de clichés y en más de una ocasión he acabado más cabreada que Taylor Swift en su último videoclip.

En muchas ocasiones hay clichés que ya se utilizan como una fórmula para alcanzar el éxito, son recursos que se han ido popularizando y que dan de forma sencilla al público lo que espera pero lo de la novela negra y el detective de homicidios torturado ya es sencillamente lamentable. Es obvio que trabajar en tensión constante resolviendo casos plagados de violencia, abuso y asesinatos tiene que trastocarte la vida pero creo que todo el mundo acaba por cansarse de la fórmula mágica del detective que pasa poco por casa, que no para de fumar (y previsiblemente beber), descuida su matrimonio y por supuesto vive torturado y angustiado por un caso del pasado que casi terminó con su carrera. Huele a rancio.

La figura del empotrador mayoritariamente en la novela romántica o erótica. Estos géneros no son mi fuerte ni mucho menos pero la verdad es que se me quitan las ganas de leer cualquier cosa de este género cuando le echo un vistazo a los argumentos (o más bien a la falta de ellos) Se por gente que es muy aficionada a este género que desde que 50 sombras de Grey revolucionó el panorama con sus millones de ejemplares vendidos en tiempo record y sus adaptaciones a la gran pantalla estamos rodeadas (metafóricamente) de empotradores millorarios con un corazón robusto en el que solo esa chica especial podrá penetrar (y ellos de eso saben mucho). Esto crea expectativas que estoy segura casi al 110% de que son imposibles de cumplir.

HASTA LUEGO, MARICARMEN

Si además a todos esos atractivos le sumas una cuenta con muchos ceros ¡felicidades! has creado una novela erótica contemporánea (Calendar Girl, 50 sombras de Grey, Pídeme lo que quieras…) ya estás preparada para que los dineritos vengan a ti. No, ahora en serio, me parece muy preocupante este asunto, que siempre sea el hombre el millonario es una excusa fácil para que se haga el machote sorprendiendo a la protagonista con planes al alcance de muy pocos (aviones privados, viajes de lujo…) y así establecerle como figura de poder dentro y fuera del dormitorio (quien dice dormitorio dice escalera, lavadora, coche, globo aeroestático…) e intentar reducir el “poder” de la mujer en la relación. Porque nunca es lo mismo llevar a tu novio a comer un cupcake que ir en avión privado a París para que te lo prepare el mejor repostero de Europa.

Muy relacionado con esto está la figura de la mujer especial que no sabe lo maravillosa que es hasta que un hombre se lo dice un hombre, porque es sabido por todos que las mujeres no podemos (ni debemos) ser conscientes de nuestras virtudes porque eso nos hace vanidosas y superficiales pero si aparece, por ejemplo, Christian Grey y nos dice lo guapas que somos…pues ya es otra cosa. Tú por si acaso niégalo, no vayan a pensar que te valoras una poquita na más. Nota: para una receta más intensa añadir “tú no eres como las otras chicas” justo antes de hornear a ese tío tan pesado.

El amigo majete que resta mal rollo a las situaciones tensas. Madre mía, qué cansada estoy de encontrarme con personajes cuyo único papel en la historia es restar dramatismo a la trama protagonista (esto es muy típico del género chic-lit, del que hablo aquí), es el equivalente al “tía, no te rayes” de una amiga por whatsapp.

Los celos es un tema recurrente en la literatura actual (me imagino que en la juvenil todavía más) y es algo que me preocupa mucho. Es preocupante la cantidad de noticias y datos que a diario arrojan datos sobre la violencia en la pareja. Estamos rodeados de series, libros y películas que fomentan la creencia de que los celos son un efecto colateral del amor. No. Que te prohiba salir con otras personas, que controle a dónde vas y cuándo vuelves o cómo te vistes es control. El amor es otra cosa que no tiene nada que ver con eso.

El deux ex machina está acabando conmigo. Llamamos deux ex machina a una trama que se resuelve gracias a un elemento externo o a una casualidad fortuita que no pertenece a la trama principal y que aparece en el momento adecuado. Así (no me veis pero estoy haciendo un gesto de MUCHO con las manos) de eso me comí a lo largo de mi adolescencia en la novela juvenil.

¿Cuáles son los clichés que más odiáis? 

Reseñas

Lecturas de agosto parte II

(Primera parte de mis lecturas de agosto aquí)

La sustancia del mal de Luca D’Andrea fue mi sexta lectura del mes de agosto y la verdad es que después de la mala experiencia que tuve con la lectura de La viuda de Fiona Barton era un poco reticente a leer el último best seller de la novela negra que además, va a convertirse en serie dentro de poco. Cada vez confío menos en las etiquetas de “mejor vendido”, “el mejor thriller del año”, “una historia que no podrás parar de leer” que me han llevado a grandes decepciones como el caso de La chica del tren pero suelo recurrir a este tipo de novelas cuando quiero algo ligero y entretenido y al final la cosa no me ha salido mal.

Esta primera novela de Luca D’Andrea nos cuenta la historia de Jeremiah Salinger, un documentalista estadounidense instalado en una aldea cerca de la cordillera de las Dolomitas en Los Alpes con su mujer y su hija pequeña que se obsesiona con un macabro asesinato que se produjo en las montañas treinta años atrás. Un pequeño pueblo donde nadie quiere hablar pero todos parecen ocultar algo.

La novela de buenas a primeras no parece nada del otro mundo, de hecho el argumento de la zona intempestiva y el investigador puede recordarnos a una versión descafeinada de Los hombres que no amaban a las mujeres (siendo la cafeína la estupenda Lisbeth Salander, por supuesto) con la que se ha comparado mucho esta historia desde su publicación en ya más de treinta países. Nada que ver fue mi veredicto respecto a esa comparación cuando terminé esta novela. La sustancia del mal es entretenida, correcta y mantiene al lector en vilo a lo largo de casi 500 páginas (que no es poco) pero le sobran muchas páginas y le da un valor importantísimo a personajes como la mujer y la hija (típica niña de cinco años perfecta, cursi y repelente que solo existe en la ficción) y eso hace que el juicio del protagonista se vea demasiado condicionado por personajes que al lector ni siquiera le importan. Tiende a añadir dramatismo innecesario que se traduce en muchas páginas de relleno, nada que ver con Los hombres que no amaban a las mujeres (por lo menos este primer volumen de la trilogía) donde nada sobra y todo está perfectamente estudiado y calculado. Ha sido una buena lectura pero pasará sin pena ni gloria por mi vida. 

No se qué se me pasó por la cabeza cuando decidí leer El piso mil de Katherine McGee pero ha sido una lectura muy entretenida que ha hecho que no soltase (literalmente) el libro hasta haberlo terminado.

En el año 2118 una supertorre se alza sobre el skyline de Nueva York. Es una sociedad en sí misma, en la que las plantas superiores están habitadas por familias inmensamente ricas, mientras que en las inferiores subsisten las clases más bajas.
La caída de una chica desde lo más alto amenazará con sacar a la luz los secretos de sus habitantes: mentiras, excesos, traición, amores prohibidos… que harán temblar los mismos cimientos de la torre.
Entre el lujo sofisticado y la tecnología más avanzada, un grupo de jóvenes tendrá que encontrar su lugar en lo más alto

Hacía mucho tiempo (años) que no le daba una oportunidad a la novela young adult y me he llevado una gran sorpresa. Estaba claro que esta novela no iba a cambiarme la vida y que es simplemente entretenimiento pero es más pedirlo que conseguirlo. El piso mil se ha comparado con Gossip Girl incluso en la contraportada de la novela y desde luego no se equivoca, esos líos entre personas de diferente “clase” se parecen mucho a los que yo viví sentadita en mi sofá con 14 años. Esta novela es la primera parte de una trilogía, típico en las novelas young adult, la segunda parte, Vértigo llega a España el 7 de septiembre de este año y pienso leerlo, aunque las trilogías normalmente terminen por estropear las historias dándoles demasiadas vueltas.

 

Reseñas

Lecturas de agosto parte I

Todavía no ha terminado el mes de agosto pero la cantidad de tiempo libre que tengo en verano hace que sean para mí los más productivos en cuanto a lecturas (porque en lo demás…) y las reseñas se me acumulan a pasos agigantados pero amigos, la vuelta al cole está cada vez más cerca y este curso precisamente lo que me va a sobrar no va a ser tiempo así que aprovecharé las próximas entradas para hablar mensualmente de mis lecturas aunque no dejará de haber reseñas más detalladas para libros que se hayan hecho un hueco en mi corasón.

disec3b1o-sin-tc3adtulo-1.png

Empecé el mes de agosto con No es país para coños de Diana Lopez Varela, un conjunto de ensayos y reflexiones sobre la importancia de una sociedad feminista. Los ensayos no son nada del otro mundo y no van a cambiarnos la vida (me recuerda a una versión un poco más periodística de las novelas de la maravillosa Caitlyn Moran) pero nunca viene mal seguir informándonos sobre todas las problemáticas que rodean al feminismo y sobre todo lo que aún queda por avanzar. Creo que sería una buena primera lectura para empezar a interesarse en este tema que tanto nos afecta a todas (aquí tenéis un post sobre mis recomendaciones para iniciarse en el feminismo), el lenguaje informal de la autora y su forma de llamar las cosas por su nombre hacen que sea una lectura ligera que aunque no es reveladora sí es bastante interesante.

Trabajo, piso, pareja de la cantautora Zahara fue mi segunda lectura del mes y un auténtico soplo de aire fresco. Esta novela nos presenta a Clarisa y a Marco, dos personas entrando en la treintena cuyas vidas se cruzarán en la San Silvestre vallecana para ofrecernos la historia de una pareja después del The end, cuando las cortinas se cierran y suena el despertador y podremos espiar a través de sus casi 300 páginas cómo las historias de amor no siempre son perfectas y no siempre necesitan serlo. Es una novela muy rápida y ligera de leer de la que he disfrutado mucho. Si tuviese que ponerle una pega sería que esta novela envejecerá pronto y mal por las constantes referencias a la cultura millenial y al rollo alternativo de barrios como Malasaña o Lavapiés pero ya se sabe que los cantautores sienten un amor-odio muy fuerte por Madrid. Aunque la novela romántica no me llama la atención y no es ni de lejos un género al que suela recurrir recomendaría esta novela sin dudarlo, siempre que no tengas el corazón muy blandito.

 

PYONGYANG de Guy Delisle es la primera novela gráfica que he leído este mes, en ella el autor nos cuenta su experiencia en Pyongyang, la capital de la hermética Corea del Norte desde tres puntos de vista: un viajero experimentado, un curioso occidental y un gran periodista mientras trabajaba para una productora de dibujos animados. De esta novela gráfica no quiero hablar demasiado porque pronto habrá un post dedicado exclusivamente a esta historia que no se parece a nada que haya leído antes.

Pollo con ciruelas de Marjane Satrapi es el tercer trabajo que leo de esta autora iraní (aquí y aquí tenéis la reseña de Persépolis, la obra más famosa de la autora) después de Persépolis y Bordados y la historia me ha dejado un poco fría. Siempre es un placer conocer una cultura y un país tan diferente al mío a través de una nativa pero en este caso la historia de un hombre que pierde las ganas de vivir y decide dejarse morir después de que su mujer rompiese su tar, el instrumento que le convirtió en virtuoso solo ha servido para entretenerme.

La viuda de Fiona Barton ha sido sin duda el chasco del mes y no ha hecho más que hacer que me cuestione cada vez más la etiqueta de best seller. Esta novela prometía ser un thriller increíble acerca de la desaparición de una niña en Inglaterra y su relación con nuestra protagonista contado a varias voces pero ha terminado por ser la crónica periodística de la resolución de un caso que no causa ningún tipo de emoción y del que conocemos el desenlace desde el primer momento. Ni thriller, ni novela negra, ni intriga ni nada que se le parezca, La viuda es aburrido, predecible y sin duda el descafeinado de sobre de la novela negra. 

¿A qué libro estáis dedicando los últimos días del verano? Contádmelo en los comentarios.

 

 

Reseñas

El elefante desaparece | Haruki Murakami

Cuando llega el calor los chicos se enamoran, es la brisa y el sooool , el tiempo libre y la vida social siempre apetecen lecturas más ligeras y es que ponerse a leer Los Miserables o Ana Karenina tomándote un tinto de verano en tu pueblo mientras estás a la fresca pensando en qué momento volverás a tener unos niveles de sudoración normal no es lo que más nos apetece.

En una visita a la biblioteca me encontré con que recientemente habían comprado una de las últimas publicaciones de mi querido Haruki Murakami (tenéis aquí mis recomendaciones para empezar con el autor) El elefante desaparece. Hacía bastante tiempo que no leía nada del autor y este conjunto de relatos me pareció una estupenda opción para retomarlo en plena canícula.

El elefante desaparece es un conjunto de relatos que rondan las diez a veinte páginas y que exprimen al máximo los rasgos más característicos del autor: son surrealistas, están parcial (o totalmente) inacabados y nos transportan a una historia que ni quiere ni pretende ser creíble de una forma muy serena. Mi favorito sin duda ha sido Sobre el encuentro con una chica cien por cien perfecta en una soleada mañana del mes de abril. Ya se que suena cursi, pero me lo vais a permitir. Si ya aceptas y amas las excentricidades de este autor sabrás que no entran en conflicto ni añaden peso o densidad a la trama pero sí que es cierto que en un par de ocasiones durante la lectura de este libro me habría gustado eliminar algún relato. Este no pasará a la historia como el mejor libro de Murakami pero creo que se puede añadir a la lista de buenas lecturas para empezar con el autor, siempre es mejor descubrir lo que no te gusta en veinte páginas y pasar al siguiente relato que no hacerlo con una de sus clásicas novelas de 400 páginas.

Algunos relatos me han sabido a poco, he visto en ellos (algunos fueron escritos antes de que se publicasen sus novelas más conocidas) argumentos suficientes para crear tramas parecidas a las de Sputnik, mi amor o After Dark y me gustaría que algunos cobrasen forma de novela algún día.

Poco más puedo decir de una colección de relatos que no pasan las veinte páginas sin hablar demasiado así que esta minireseña básicamente da un aprobado con nota a mi querido Murakami una vez más.

PD: Tengo tantas reseñas pendientes que estoy pensando en hacer una Semana Fantástica del Corte Inglés porque esto es demasié ¿Qué estáis leyendo vosotros ahora?

 

Series y películas

¿Qué series estoy viendo este verano?

Si eres estudiate, trabajas o eres una persona ocupada en nobles propósitos como salvar al mundo quizá de Donald Trump o de Mariano Rajoy si te queda más cerca  sabrás que el verano es un buen momento para darle un empujón a tu lista de series pendientes o para avanzar en las nuevas temporadas que las grandes cadenas empiezan a emitir. Yo como un valioso miembro del montón hago lo propio e intento aprovechar estos meses de vacaciones para ponerme al día o para terminar tristemente alguna serie que me haya robado el cuore.

Además de ser un valioso miembro del montón también soy la última en apuntarme a todas las fiestas y por eso me sumo algunos años tarde al fenómeno Mad Men (en mi defensa diré que cuando esta serie empezó yo tenía once tiernos años). Ahora mismo he llegado a la quinta temporada y estoy perdida (y espero que irremediablemente) enamorada de esta ficción que tiene como protagonista a Don Draper, el publicista estrella de la agencia de publicidad Sterling Cooper. Esta serie ha sido premiada y alabada por ser un fiel reflejo de lo que fue la década de los 60 en Estados Unidos y por su realismo a la hora de tratar temas tan importantes como la independencia de la mujer, los derechos civiles de los negros, el sexismo, racismo, machismo, el papel de la imagen y las apariencias entre otros. Este period drama es un cúmulo de grandes reivindicaciones, maravillosos vestuarios, guiones que nos han dado personajes complejos e increíblemente humanos e interpretaciones magistrales que te entusiasmarán siempre que no esperes acción, explosiones ni nada parecido.

Imagen promocional de la primera temporada para no hacer spoilers porque tengo un alma bondadosa.

Breaking Bad está siendo para mí todo un reto. Aunque esta ficción sobre un profesor de química anodino y frustrado al que diagnostican un avanzado cáncer y decide emplear sus conocimientos para fabricar metanfetamina y asegurar un futuro para su familia cuando él ya no esté se ha convertido en una de las mejores series de la historia y ha cosechado un éxito de crítica difícilmente alcanzable para la mayoría a mí hay algo que no termina de convencerme, para que nos entendamos: sería lógico que alguien considerase Mad Men una serie lenta porque refleja una década a través de los cambios sociales, políticos y económicos de Estados Unidos y de los protagonistas pero nunca la han vendido como una serie de acción trepidante, sin embargo que en una serie con el argumento de Breaking Bad y llevando vistas casi tres temporadas completas de las cinco que tiene no haya apenas momentos de tensión o que incluso haya capitulos absolutamente innecesarios sin ningún tipo de contenido como La mosca me chirría, me deja fría y hace que avance con una lentitud que no es propia de mí a la hora de ver una serie. Espero que la cosa mejore o tendré que quedarme fuera del club de los que casi se tatuarían la cara de Heisenberg en el culo.

GIRLS es la serie escrita, dirigida y protagonizada por Lena Dunham (tenéis aquí la reseña de su libro) que según se dice retrata a una nueva generación de mujeres capaces, feministas, empoderadas e independientes y es que como dice Diana López Varela en su libro No es país para coños mujeres en la cresta de la ola como Lena Dunham o Caitlyn Moran han creado en un nueva vertiente feminista que llamaremos tengotetasperomiradmásarribaporquetambiéntengocerebroGracias desde este humilde blog, chicas. Las GIRLS en cuestión son un dispar grupo de cuatro amigas en la veintena que como tantas otras de la generación millenial luchan por cumplir unos sueños que otras generaciones les prometieron que estaban mucho más cerca de lo que efectivamente estaban y buscar el rumbo que desean en su vida, cometiendo muchos errores y sufriendo muchos cambios durante su camino porque GIRLS también nos habla de eso, de los errores que todas hemos cometido o vamos a cometer. No es una serie que agrade a todo el mundo, tiene un gran número de detractores y yo misma no estaba muy convencida en un primer momento de que esta serie fuese conmigo pero aunque mi vida no se parece en absoluto a la de Hanna, Soshana y el resto de chicas de esta serie (de momento doy las gracias por ello muchas veces) si llego a sentirme identificada en muchas ocasiones con las frustraciones de nuestras protagonistas. Los episodios duran 30 minutos así que si dudáis…pensad que si no os gusta solo habréis perdido 30 minutos de vuestra vida.

Como no podía ser de otra forma tengo que hablar de la penúltima temporada de Juego de Tronos, sí, se que duele pero tenemos que aceptar que esta maravilla de la pequeña pantalla toca a su fin el año que viene y si sigue por el camino que está marcando esta séptima temporada puede que lleguemos incluso a mejorar una a priori insuperable sexta temporada. De momento solo se han emitido cuatro episodios de los siete que tendrá esta temporada (el último de ellos filtrado antes de la emisión oficial, la verdad es que siempre les filtran guiones, tramas y episodios a estos pobres desgraciados) y quizá sea pronto para hablar pero Juego de Tronos se ha convertido en una apuesta segura en los últimos años y desde que millones de espectadores nos quedamos con el culo al borde del sofá al final de la sexta temporada estamos a la espera de ver cómo se crea el perfecto final que todos esperamos.

Este año también ha llegado a su fin una serie que me ha mantenido en vilo durante mucho tiempo, pero de The Leftovers hablaremos más adelante…

¿Vosotros qué series estáis viendo? ¡Contádmelo en los comentarios!

PD: ¿Os habéis fijado en que digo dos veces culo en un post de poco menos de mil palabras? Que no lea esto mi abuela…