A ver cómo digo esto.

Mi opinión sobre WeLoverSize

WeLoverSize es una página escrita (mayoritariamente) por gordas dirigida a mujeres (muchas de ellas gordas por los artículos sobre dónde comprar ropa XL o como dejar de aguantar a los que te dicen que adelgaces todo el tiempo) y a su autoestima. Y antes de que salten las alarmas por emplear el término gorda quiero aclarar que para mí es un adjetivo igual que alto, bajo, delgado, rubio y moreno y no es un insulto así que que no panda el cúnico, como decía la sabia Hermione Granger temer un nombre solo incrementa el temor de lo nombrado . Esta página se ha hecho más famosa en los últimos años gracias al bodypositive y el intento de normalizar todos los tipos de cuerpo, hasta ahí me parece una iniciativa estupenda, un web que trata a través del humor y los consejos que las mujeres nos sintamos más liberadas de nuestros complejos pero hay un problema y es que las contradicciones de esta página chirrían. Mucho.

WeLoverSize es un cajón de sastre donde conviven relatos eróticos (pésimos, de esos en los que aparece un sudoroso hombre de atención en carretera y te empotra contra el capó) que ya de por sí hacen dudar del filtro de calidad por el que pasan los artículos antes de ser publicados, post sobre donde comprar ropa de tallas grandes original y a la moda, consejos para aumentar tu autoestima e historias tan bizarras como poco creíbles sobre experiencias de colaboradoras de la página en aplicaciones para ligar (estamos en la era Tinder, qué le voy a hacer yo) entre otras cosas. Para mí, una mujer joven de 21 años que trata de formarse en el feminismo para ser una auténtica badass es complicado fiarme de los consejos y lecturas feministas que recomienda una página en la que colabora Elisabet Benavent, ya sabéis, la autora de las novelas chick-lit Saga Valeria, Bilogía Sofía y un largo etc. (aquí os hablo del género chick-lit y de algunas novelas de la autora) que son algunas de las novelas más machistas, abusivas, controladoras y cosificadoras de la mujer que me echado a la cara en mis años como lectora así que WeLoverSize ya empieza caminar en la cuerda floja. Todas las mujeres pueden y deben beneficiarse del feminismo pero no todo lo que escribe una mujer es feminista, chicas.

El bodypositive es marca de identidad de esta casa, el sentirse a gusto con tu cuerpo, superar tus complejos, aprender a vivir con tus defectos y quererte tal y como eres es algo que todos deberíamos hacer. En un mundo en que una talla 40 se considera una talla grande y en industrias como en modelaje o en cine se premia la delgadez (en ocasiones extrema) y las mujeres que se salen de la norma quedan relegadas al plano de amiga soltera-gorda-graciosa (porque si eres gorda tienes que ser graciosa, ser gorda y borde es un lujo que no puedes permitirte) como el caso de Rebel Wilson en…¿todos sus papeles? el quererse a una misma por encima de lo que la sociedad piense de ti es una tarea complicada. De veras pienso que falta poco para que Zara instale una alarma en las entradas de sus tiendas avisando de que está entrando una gorda ¡ninoninonino alerta, cetáceo en aproximación! Pero, ¿qué es lo que hace mal WeLoverSize? Muchas cosas, principalmente ser incoherente consigo misma, no puedes hablar de bodypositive y dos artículos después decir que no pasa nada si tienes un novio feo siempre y cuando lleves un Jimmy Cho colgando del brazo porque resulta pueril, insultante y comparable al humor de cuñado que emplea alguien cuando te dice que deberías comer más ensaladas y menos natillas, en los dos casos estamos hablando de humor, ¿no?. Y hablando de cosas del body, chicas, si queréis reivindicar que todos los cuerpos son maravillosos y que debemos ser naturales deberíais dejar de hablar de la vagina empleando términos como castañita, que lo he visto yo en Instagram y me tenéis hasta la castañita.

Los post acaban convirtiéndose en una especie de Cuore online donde encontramos perlas como Cinco razones para odiar a mi suegra, Cómo beber durante todo el día sin morir de cansancio, borrachez o hinchazón o 17 cosillas que te pasan cuando eres alta que tienen más bien poco contenido y es un rebozado de clichés y aunque es cierto que hay post que merecen la pena yo, como mujer eternamente indignada opino que igual que un buen final no salva un libro, unos buenos artículos tampoco salvan una página y menos cuando pretende aportar tanto a las lectoras.

Si alguien tiene intención de tirarme piedras…que cierre al salir.

 

 

 

 

 

Anuncios