Reseñas

Me llamo Lucy Barton | Elizabeth Strout

“En una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, delante del iluminado edificio Chrysler, cuyo perfil se recorta al otro lado de la ventana, dos mujeres hablan sin descanso durante cinco días y cinco noches. Hace muchos años que no se ven, pero el flujo de su conversación parece capaz de detener el tiempo y silenciar el ruido ensordecedor de todo lo que no se dice.

En esa habitación de hospital, durante cinco días y cinco noches, las dos mujeres son en realidad algo muy antiguo, peligroso e intenso: una madre y una hija que recuerdan lo mucho que se aman.”

La acción dentro de una novela es importante hasta cierto punto. Yo, fan del costumbrismo hasta la extenuación puedo pasar por alto la falta de acción o lo plano de un argumento si unos personajes que me atraen son capaces de equilibrar la novela y el caso de Me llamo Lucy Barton no lo ha conseguido. Y no es porque Lucy y su madre no estén definidos correctamente (son personajes aburridos y planos con complejo de profundos de forma correcta) o porque no me parezcan reales, es porque pocas cosas hay más frustrantes que algo que se crea con la idea de convertirlo en algo relevante y grandilocuente (bestseller facilón) y termina resultando simplemente pretencioso. Y eso es lo que me ha pasado con la última novela de Elizabeth Strout.

Son lo
AAFF_Cubierta_NEVO AMORES.indds años 80 y nuestra protagonista Lucy, lleva nueve semanas ingresada en un hospital debido a complicaciones tras una cirugía. Su madre llega después de años sin verse para estar con ella cinco días y cinco noches, que serán el motor que mueve esta novela. Madre e hija tendrán tiempo de contarse todas las cosas que han pasado en estos años de ausencia, aunque llegada la hora de verdad todos los temas se reduzcan a quién se ha casado, se ha divorciado o se ha liado con el vecino de la calle de al lado en el pequeño pueblo del que Lucy se marchó hace tantos años y al que ha decidido no volver porque allí no fue feliz.

Lucy tuvo una infancia complicada, su familia apenas tenía recursos para suplir las necesidades básicas pero a base de esfuerzo Lucy consiguió una beca que le permitió mudarse a Nueva York para ir a la Universidad, donde conocería a su marido con el que tiene dos hijas. La impresión que me da cuando Lucy habla del pueblo donde nació y su relación con su familia es que se siente culpable por haber prosperado y se distancia de su familia porque se siente incómoda con ellos y cree que ellos se sienten incómoda con ella. Mucha gente y muchos críticos han hablado de la relación de Lucy con su madre como tierna y complicada pero en mi opinión eso son ganas de ver cosas donde no las hay porque como os digo, esta novela es desde un principio pretenciosa y pretende abordar tantos temas que hace palpable el dicho “el que mucho abarca poco aprieta”. Lucy actúa como una niña con su madre, se desespera si se despierta y ve que no está, llora a escondidas y se ensimisma con conversaciones tan mediocres que rozan el absurdo (“A la mujer de mi marido le encanta cocinar. Quiero decir, de mi exmarido. A su mujer le encanta cocinar”. Apasionante, Lucy). Lo que yo veo aquí no es una relación complicada y tierna sino a una mujer adulta con complejo de culpabilidad oyendo a su madre, una maruja de cuidado, cotillear y despotricar sobre sus vecinas. Ni más ni menos. Está totalmente desaprovechado el filón que Elizabeth Strout tenía para habla de la relación de Lucy con su familia, que nos presenta a través de recuerdos de su infancia pero que nunca llega a desarrollar del todo, no llega a mí el auténtico drama. Lucy, tan desesperada y necesitada del amor de su madre como está y habiendo dejado atrás cosas que le hacían todavía más difícil reencontrarse con su familia nos habla de lo difícil que le resulta llamar a sus hermanos, a su padre o a su madre porque en el fondo para mí está muy cómoda evitando enfrentarse a situaciones poco agradables.

an20evening20with20elizabeth20strout

El inicio del SIDA en Estados Unidos, la creatividad de Lucy en su intento de convertirse en escritora, su idilio con un profesor mientras estaba en la universidad y su vida amorosa son algunos de los temas a los que Lucy le da vueltas en su cabeza, porque como os digo, en ningún momento hacen más que marujear con su madre. Algo aquí no encaja, Elizabeth Strout tenía material suficiente con estos temas para haber planteado una novela mucho más interesante pero decidió no hacerlo y abordarlos a través de capítulos cada cual más corto que el anterior que no acaban de cuajar con el resto de la novela y dan como resultado una película de sobremesa de Antena 3 con mucho dramita, de esas que se pone tu madre para echarse la siesta los domingos después de comer (¡hola, mami!).

En resumen, nada nuevo bajo el sol para mí pero sí para los críticos que han decidido que lo que yo usaría para avivar el fuego en una barbacoa en caso de necesidad es una nueva obra maestra, con toda la devaluación de un término que cada día se toma más a la ligera.

Anuncios

8 thoughts on “Me llamo Lucy Barton | Elizabeth Strout”

  1. Que decepcionante que la novela no fuera lo que se decía (marketing everywhere) me divirtió el que la historia diera como resultado una película de domingo en Antena 3 jajaja. Espero que tu próxima lectura sea más agradable y sino que sigan ardiendo las malas novelas XDD (hablar de los libros que no te llegaron tiene su lado agradable, se puede sacar la frustración acumulada en la lectura, mi blog es como un psicólogo literario para mí…¡y no me cobra!). Saludos 🙂

    Me gusta

    1. Hola! Totalmente de acuerdo, yo también vuelco mis frustraciones con las novelas que no me gustan en mi blog como una especie de terapia anti estrés jajajaja. El próximo post que voy a publicar también será de este estilo porque telita lo que tengo que contar! Besotes!

      Le gusta a 1 persona

  2. Wao! Ahora tengo sentimientos encontrados con este libro 😥 por un lado quiero leerlo pero si no tiene sustancia y se basa más en temas triviales…pos no sé. Últimamente me gustan los libros que ahonden lo psicológico de un personaje. Todo sobre la mente me fascina. En algún momento lo leeré, lo más probable en PDF. Tengo una especie de ritual. Libro que compro y no me gusta. O pasa regular o sin pena y sin gloria, lo vendo. Así puedo comprar otro de mi gusto. No lo quemes 😥

    Me gusta

  3. ¡Hola!
    Lo he visto mucho por diferentes medios y sinceramente, no me llamó nunca la atención lo suficiente como para darle una oportunidad. Leyendo tu opinión estoy muy contenta de no haberle dado la oportunidad, considero que sería una novela que no disfrutaría.
    Por lo que dices de Lucy sé que no congeniaría para nada con ella. Una pena que la autora no aprovechara la novela para ahondar más en temas interesantes, como el inicio del SIDA. Vamos, que cada vez lo tengo más claro, huyo de esta lectura.
    Un beso

    Me gusta

    1. Hola Isa! En su momento a mí tampoco me pareció nada del otro mundo pero me decidí a leerlo por salir de no zona de confort y ver si le sorprendía a mí misma y ha sido toda una decepción… Una pena que no se centrase como tú dices. Besos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s