Reseñas

Los besos en el pan | Almudena Grandes

¡Hola! Hoy os traigo mi opinión sobre el nuevo éxito de Almudena Grandes, Los besos en el pan.

Almudena Grandes (Madrid, 1960) es una escritora española, columnista habitual del diario El País y contertuliana de la sección Hoy por Hoy de Cadena SER. Saltó a la fama con la novela erótica Las edades de Lulú, adaptada por Bigas Luna al terreno cinematográfico al año siguiente. Desde entonces Grandes ha cosechado éxitos tan notables como Malena es nombre de tango, Las tres bodas de Manolita y el más reciente, Los besos en el pan; que le han valido el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska 2011, Premio de la Crítica de Madrid 2011, etc.

almudenagrandes_pepavila-414

¿Qué puede llegar a ocurrirles a los vecinos de un barrio cualquiera en estos tiempos difíciles? ¿Cómo resisten, en pleno ojo del huracán, parejas y personas solas, padres e hijos, jóvenes y ancianos, los embates de esta crisis? Los besos en el pan cuenta, de manera sutil y conmovedora, cómo transcurren varias vidas: la de una familia que vuelve de vacaciones decidida a que su rutina no cambie, la de un recién divorciado al que se oye sollozar tras un tabique, la de una abuela que pone el árbol de Navidad antes de tiempo para animar a lo suyos, la de una mujer que decide reinventarse y volver al campo para vivir de las tierras que alimentaron a sus antepasados…En la peluquería, en el bar, en las oficinas o en el centro de salid, muchos vecinos, de esta delicada novela coral, vivirán momentos agridulces de una solidaridad inesperada, de indignación y rabia, pero también de ternura y tesón. Y aprenderán por qué sus abuelos les enseñaron, cuando eran niños, a besar el pan. 

LOS PERSONAJES.

Como la propia sinopsis nos indica, nos encontramos ante una novela coral, que mantiene en escena a un gran número de personajes unidos entre sí por lazos familiares o por la telaraña de la crisis.

Algo que agradezco de este libro es que Almudena Grandes no se haya quedado en lo más evidente, ahondando en los problemas de la clase media que si bien sí ha sido la que más ha notado la crisis, no conviene olvidar a aquellas personas con sus trabajo fijo como funcionario público, sus carreras o simplemente personas que han tenido la suerte de no haber tenido que preocuparse nunca por el dinero; de modo que podemos encontrar personajes que se adapten a todas las “clases” de personas que se han visto aplastadas por el enorme pesos de la palabra CRISIS.

Abuelos, padres e hijos son las tres generaciones con las que cuenta la novela y que nos aportan los diferentes puntos de vista: los abuelos que saben lo que es una gran crisis, que saben lo que es emigrar y que hacen malabarismos para poder llevarse algo a la boca y que han aprendido a hacer magia con sus pensiones con la sutileza de aquel que se preocupa para que los demás no lo hagan tanto. Los padres, que llevan a su carga el peso de la precariedad laboral que ha marcado a nuestro país desde el año 2007 y la de unos hijos que deben enfrentarse a la realidad de que es posible que sean la primera generación en vivir peor que sus padres.

“Si nuestros abuelos nos vieran, se morirían primero de risa, después de pena. Porque para ellos esto no sería una crisis, sino un leve contratiempo. Pero los españoles, que durante muchos siglos supimos ser pobres con dignidad, nunca habíamos sabido ser dóciles.

Nunca, hasta ahora.”

1389990285_962730_1389991098_noticia_normal

EL CONSUMISMO Y LAS APARIENCIAS.

Algo que me ha llamado mucho la atención sobre esta novela es el consumismo y la importancia que le damos a las apariencias, la preocupación que existe por si podremos ir o no a la peluquería ese mes o lo que significará a ojos del resto de vecinas que no lo hagamos, los agobios por esa casa de la playa que hace tanto que queríamos y que a duras penas podemos mantener, la intención de mantener una imagen de cara a la galería (esto se aprecia mucho en la peluquería que regenta una de nuestras protagonistas, a las que es más fácil sacarles unos euros para mechas que para comprar algo de comida para los que más lo necesitan).

LA SOLIDARIDAD.

En contraposición con lo anterior, en esta novela vemos que la gente es capaz de hacer cosas importantes, de sacrificarse por los demás y como dice aquella maestra de primaria que abre un comedor infantil para los niños durante el verano (porque parece que desde los yates en Mallorca es muy fácil olvidar que los niños en verano también tienen que comer), cuando de verdad hay necesidad, la gente es capaz de hacer cosas maravillosas.

“Ni siquiera Franco, en los treinta y siete años de feroz dictadura que cosechó la maldita guerra que él mismo empezó, logró evitar que sus enemigos prosperasen en situaciones atroces, que se enamoraran, que tuvieran hijos, que fueran felices.”

CONCLUSIÓN.

A pesar de los dramático de la situación, Almudena Grandes no deja que cerremos el libro con una sensación de fracaso, de agotamiento mental sino con un regusto de optimismo, como si quisiese recordarnos todas aquellas generaciones de españoles que como ella dice, siempre supieron ser pobres con dignidad.

Nota: 8.5/10

¿Habéis leído Los besos en el pan o tenéis intención de hacerlo? ¡Contádmelo en los comentarios!

X.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s